Un logro de nuestra Nación

Diciembre 03, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Por todas esas consideraciones, el que a partir de hoy los colombianos puedan entrar a gran parte de Europa sin necesidad de tramitar la visa Schengen es un logro que debe ser destacado. Si bien deben cumplirse aún ciertas formalidades y requisitos, no hay duda de que el trabajo de la cancillería y el Gobierno Nacional ha rendido sus frutos.

Aunque la decisión no implicará mayores cambios en la vida de la Nación, el que se haya acordado levantar la exigencia de visas para los colombianos a partir de hoy, tiene muchos significados, además de ratificar la recuperación que ha tenido la imagen del país en el contexto internacional. Para entender esos significados debe recordarse lo que ocurría cuando esa atribución existía a partir de España, donde no se requería de visas para entrar allí, lo que significaba el acceso a Europa. Luego, la creación de la Schengen como resultado de un acuerdo en la Unión Europea se combinó con el crecimiento de la violencia en Colombia y el hecho innegable que nos habíamos convertido en expulsores de nuestros nacionales que se quedaban en el viejo continente en busca de oportunidades que aquí no encontraban. Han pasado muchos años en los cuales Colombia ha superado la mala hora de entonces, la violencia y el narcotráfico se han reducido y el Estado ha recuperado su credibilidad. Dentro de todo ese marco, es de reconocer que terminó el éxodo y, por el contrario, muchos colombianos regresaron, huyendo de la crisis económica que se produjo en Europa y aún no es superada en su totalidad. Es decir, las cosas dieron un vuelco, a lo que se suma que nuestro país es mirado con otros ojos en el contexto internacional. Además, parece ilógico que se establezca un Tratado de Libre Comercio de las características del que se firmó con la UE, pero se mantuviera la exigencia de una visa a la cual debe dedicarse tiempo y esfuerzo. En otros términos, el hecho de reconocernos como socios en negocios y desarrollo no era concordante con el mantenimiento de una medida que si bien es explicable y autónoma, impide hacer realidad lo acordado con una nación soberana que mantiene sus puertas abiertas a los europeos que quieran hacer negocios o disfrutar a Colombia. Por todas esas consideraciones, el que a partir de hoy los colombianos puedan entrar a gran parte de Europa sin necesidad de tramitar la visa Schengen es un logro que debe ser destacado. Si bien deben cumplirse aún ciertas formalidades y requisitos, no hay duda de que el trabajo de la cancillería y el Gobierno Nacional ha rendido sus frutos. Hoy, los colombianos somos cada vez más integrados a la comunidad mundial y menos discriminados, gracias también a los cambios que le hemos dado al país y al hecho cierto de que dejamos de bordear los límites de un Estado fallido para recuperar nuestra democracia, mantener nuestra libertad y derrotar los males que las amenazaron. Por eso, la eliminación de la visa para ingresar a 26 países de la Comunidad Europea debe ser reconocida como un logro de nuestra Nación. Atrás van quedando las épocas en que el pasaporte colombiano era mirado con recelo. Hacia adelante tenemos la posibilidad de aprovechar el mundo globalizado, el intercambio cultural y la posibilidad de tener socios en Europa y el resto del mundo. Es un logro lleno de símbolos positivos y de lecciones que no deben olvidarse, para evitar que se repitan los errores y las conductas que casi nos aíslan del resto del planeta.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad