Un año de diálogos

Noviembre 20, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Muchas expectativas y un gran uso de la retórica ha sido lo más notorio del proceso que se adelanta en Cuba con la presencia de países acompañantes y facilitadores de este nuevo intento de negociación. Mientras las expectativas han estado a cargo del Gobierno encabezado por el presidente Juan Manuel Santos y representado por una delegación prudente y seria, la retórica, agresiva y en veces amenazante, ha sido el aporte de los voceros de la guerrilla".

Aunque el documento que dio origen a las conversaciones del Gobierno con las Farc se concretó en agosto del 2012, el pasado lunes cumplió un año de instalada la Mesa en La Habana. Y si bien se ha dicho que ya se lograron acuerdos, aunque parciales, en los dos primeros puntos, todo parece indicar que la paciencia será el recurso principal para terminar, ojalá con éxito, la intención de acabar por la vía pacífica con la violencia del grupo armado ilegal.Muchas expectativas y un gran uso de la retórica ha sido lo más notorio del proceso que se adelanta en Cuba con la presencia de países acompañantes y facilitadores de este nuevo intento de negociación. Mientras las expectativas han estado a cargo del Gobierno encabezado por el presidente Juan Manuel Santos y representado por una delegación prudente y seria, la retórica, agresiva y en veces amenazante, ha sido el aporte de los voceros de la guerrilla. De ahí la confusión que se ha producido entre los colombianos, quienes con frecuencia no saben si las declaraciones diarias de los voceros encabezados por alias Iván Márquez son los temas que se han tratado y aprobado en la mesa de negociación. Ante esa confusión, el jefe de la delegación oficial ha tenido que salir a precisar lo que está ocurriendo en La Habana, que según el doctor Humberto de La Calle no es nada distinto a los temas y la metodología establecida en el acuerdo inicial. Lo cual se ha reflejado en los comunicados conjuntos que informaron sobre acuerdos parciales en lo referente a la agricultura y a la participación en política. Aquí es necesario precisar que no se conoce el contenido de los acuerdos, en especial el último, aunque los negociadores anunciaron su publicación.Por fuera de la mesa, los diálogos de Cuba han sido el eje de la política partidista en Colombia. Ante lo que está en juego y el marcado escepticismo sobre su resultado que contrasta con el deseo de paz expresado por la Nación, las conversaciones se han convertido en motivo de polarización y de alinderamiento entre los que están con el Gobierno y sus opositores, encabezados por el expresidente Álvaro Uribe. Más aún, cuando ya quedó definido que continuarán en medio del proceso electoral que culminará con la renovación del Congreso y de lo que parece ser la segura aspiración del presidente Santos a su reelección.En medio de esa polarización se reveló el descubrimiento de la intención de las Farc de atentar contra el expresidente Uribe y el Fiscal General de la Nación. Semejante hecho, informado por el propio presidente Santos llevó al doctor De la Calle a poner entre interrogantes la continuidad del proceso, mientras los voceros de la guerrilla guardaban silencio. Ahora, la referencia rápida de la guerrilla y las nuevas declaraciones del Gobierno parecen dar a entender que el incidente ha sido superado, por lo cual se espera reanudar la negociación el próximo lunes. Por lo tanto, el diálogo con las Farc continuará. Y todo da a entender que se prolongará en el tiempo, mientras la Nación sigue esperando un gesto de la guerrilla para empezar a creer en que su intención de alcanzar la paz sí es sincera.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad