Un año convulsionado

Un año convulsionado

Diciembre 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"2014: un año convulsionado cuyas consecuencias se extenderán hasta el 2015".

Desde sus inicios, el 2014 pronto mostró los trazos de que estaría lleno de convulsiones y acontecimientos inesperados.El primero fue la irrupción del Estado islámico de Iraq y Levante, una agrupación de yihadistas suníes nacida en medio de la invasión al país de Sadam Hussein y fortalecida por las arbitrariedades cometidas por el gobierno contra la población suní. Se caracterizó por su brutalidad y rápido crecimiento al participar en la guerra civil de Siria. Hoy esta fuerza terrorista controla parte de Siria, el norte de Iraq y amenaza a Turquía.El terror pasó a Europa. Desde el mes de marzo se iniciaron movilizaciones de fuerzas rusas en Ucrania que culminaron con la invasión a la península de Crimea y la anexión de este importante territorio ucraniano. La guerra civil estalló en el país. Y en medio está la intención de los ucranianos de vincularse a la Unión Europea, lo que no es tolerado por el presidente ruso Vladimir Puttin, empeñado en restaurar el antiguo imperio de los zares. Rusia se ha convertido en una fuerza agresiva y en una amenaza para Europa.Desde el mes de junio, cuando Estados Unidos y Canadá alcanzaron la autosuficiencia petrolera mediante la técnica del fracking, el precio del crudo comenzó a bajar desde una cifra récord de US$140 por barril, hasta situarse en poco menos de US$50 al final del año. Esta variación ha creado un desbarajuste económico de grandes proporciones, cuyos efectos apenas comenzamos a ver. En principio se trata de un traslado de recursos de algunas potencias petroleras hacia países que son grandes consumidores, lo que perjudica economías como la venezolana y la rusa, en mayor grado. Pero también beneficia a China y a otros grandes consumidores.Como el terrorismo parece tener un carácter viral, en otras partes surgieron grupos similares al Estado Islámico como Boko Haram en Nigeria que, utilizando a la religión como pretexto, secuestran niñas por centenares y asesinan civiles de aldeas perdidas en las junglas de África oriental. Algo similar sucedió con los talibanes pakistaníes, que recrudecieron sus acciones y cometen atrocidades como atentados contra colegios y escuelas con saldos de centenares de niños y niñas, en especial de origen cristiano.Y en América Latina, México fue escenario del terror, la criminalidad y la ineficacia estatal. Fuerzas de Policía de Iguala entregaron un grupo de estudiantes de una normal rural a narcotraficantes armados, por orden del alcalde de la localidad. Los jóvenes desaparecieron y se teme que fueron asesinados y quemados por los narcos en un dantesco cuadro de horror. A dos meses del hecho nadie sabe nada en México y el Presidente del país menos. Los ciudadanos piden su renuncia a diario y el Mandatario no toma una sola acción que permita descubrir la verdad.Entre tanto, Venezuela sigue en caída libre, con la dramática disminución de la renta petrolera que reveló la debilidad del gobierno chavista. Hay escasez, violencia y descontento general. Su gobierno se acerca a un final dramático.2014: un año convulsionado cuyas consecuencias se extenderán hasta el 2015.

VER COMENTARIOS
Columnistas