Tolerancia y convivencia

editorial: Tolerancia y convivencia

"Se debe formar desde la niñez para tener una actitud generosa y respetuosa frente a las diferencias, lo que se logra con políticas educativas coherentes y con un trabajo conjunto de todos los estamentos de la sociedad: gobiernos, familias, escuelas, medios de comunicación y comunidades".

Tolerancia y convivencia

Noviembre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Se debe formar desde la niñez para tener una actitud generosa y respetuosa frente a las diferencias, lo que se logra con políticas educativas coherentes y con un trabajo conjunto de todos los estamentos de la sociedad: gobiernos, familias, escuelas, medios de comunicación y comunidades".

La tolerancia es el fundamento de la convivencia. En el desconocimiento de esa premisa sencilla y esencial está una de las razones para que la humanidad viva una época signada por la violencia, las convulsiones sociales, la discriminación y la inequidad. Inaceptable para un mundo moderno en el que gracias al desarrollo de la tecnología y las comunicaciones las fronteras son cada vez más simbólicas, las distancias imperceptibles y se han abierto las puertas del conocimiento y la cultura para las mayorías.Sobre ello reflexiona el Día Internacional de la Tolerancia que Naciones Unidas celebra cada 16 de noviembre desde 1996. Es una oportunidad para que los Estados y las sociedades se acuerden que deben actuar para que los miembros de sus comunidades se acepten y respeten entre ellos y a los demás, más allá de sus diferencias y precisamente en su diversidad cultural, de género, de raza, de religión o de pensamiento. Como está en la Declaración que le dio vida a la celebración de este día, la tolerancia es “la responsabilidad que sustenta los Derechos Humanos, el pluralismo, la democracia y el Estado de Derecho”. Principios que son la esencia de un mundo en paz, en el que la resolución de los conflictos se haga a través de las leyes y no de las acciones violentas. En el que la libertad sea inherente a la existencia y los Estados aseguren la equidad para todos sus ciudadanos.Lograr sociedades e individuos tolerantes necesita más que de retórica. Las naciones requieren de un marco legal que garantice los derechos de sus ciudadanos, evite la discriminación y obligue a que los desacuerdos se solucionen por la vía del diálogo. Es en la educación donde está la clave para que se aprenda a aceptar al otro tal como es. Se debe formar desde la niñez para tener una actitud generosa y respetuosa frente a las diferencias, lo que se logra con políticas educativas coherentes y con un trabajo conjunto de todos los estamentos de la sociedad: gobiernos, familias, escuelas, medios de comunicación y comunidades. En este planeta globalizado, garantizar el acceso a las tecnologías de la comunicación y a la información es una obligación para ayudar a erradicar la intolerancia y darle más oportunidades a la “coexistencia pacífica” de la que habla Ban Ki-moon, secretario general de la ONU. En la medida en que se abran esas puertas del conocimiento, serán más quienes reconozcan la pluralidad de la humanidad, dejen de lado sus prejuicios y se nieguen a ser manipulados en nombre de la nacionalidad, la religión o la política. Entonces no habría cabida para guerras como los que vive hoy el Medio Oriente ni millones de inmigrantes tratados como parias, como tampoco la discriminación contra los grupos minoritarios o los más indefensos. En naciones como Colombia disminuirían los índices de violencia, que se generan en buena parte por la intransigencia de sus ciudadanos. Como dijo ayer Ban Ki-moon, “En este mundo cada vez más interconectado, la promoción de la tolerancia es la manera de fomentar la armonía que necesitamos para encarar retos acuciantes y garantizar un futuro mejor”.

VER COMENTARIOS
Columnistas