Testimonio revelador

Testimonio revelador

Septiembre 18, 2017 - 11:55 p.m. Por:
Elpais.com.co

Durante la semana pasada, El País publicó una serie sobre la situación en la frontera de Colombia con Venezuela, lo que ocurre al interior del país vecino y los efectos que tiene sobre el nuestro. Sin duda, es un documento periodístico que pone de presente las grandes dificultades por las que atraviesa una región que debería ser líder de progreso y de integración pero está sumida en la peor de las crisis.

Realizada por la Unidad Investigativa de este diario, la serie se denomina ‘Venezuela, crimen sin frontera’, y es el relato de una travesía de dos semanas por trochas, ríos y desiertos del territorio venezolano que se inició en el departamento de Norte de Santander, pasó al Estado Táchira y culminó en la Alta Guajira. Fueron 1790 kilómetros de recorrido, palpando una realidad que en muchos casos supera cualquier imaginación.

El objetivo fue contar lo que allí sucede y dejar un documento gráfico y testimonial sobre la realidad que padecen los habitantes de las regiones visitadas por nuestro periodista. En los siete capítulos se puede constatar el mundo de ilegalidad que allí construyen la corrupción del régimen que gobierna a Venezuela, la presencia del ELN, de las bandas criminales colombianas y el entramado de delito e irregularidad que impera en esa golpeada región, cercana al Golfo de Venezuela, uno de los sitios más ricos de petróleo en el mundo.

Pero lo que existe allí es miseria e inmoralidad. La Guardia Nacional Bolivariana y las demás autoridades sólo existen para cobrar peajes ilegales y para administrar el contrabando de productos alimenticios y de combustibles hacia Colombia, aprovechando los ríos y las innumerables trochas que hacen de la frontera un límite artificial y desconocido por las organizaciones creadas para explotar la riqueza que esa actividad ilícita genera.

Con la investigación se comprueba la manera en la cual el ELN, calificado como terrorista por la comunidad internacional actúa a sus anchas, tolerado o por lo menos permitido por el régimen venezolano, el que hasta ahora lo niega. Ella demuestra también la forma en que la gente se dedica a actividades prohibidas porque no parece tener oportunidades distintas a contrabandear un recurso como el petróleo y sus derivados que es casi regalado al otro lado de la frontera.

El informe explica en gran parte la razón por la cual la frontera colombo venezolana es fuente de conflictos y padece una tragedia de dimensiones enormes. Y muestra también la terrible historia que viven los niños, usados para movilizar la gasolina que aspiran por unas pocas monedas. Es quizá la peor cara de un drama que existe por el derrumbe de la autoridad en Venezuela, donde el ejercicio de los poderes que otorga la ley se transformó en fuente de enriquecimiento, de extorsión y chantaje a todas las formas de delincuencia que ellas han prohijado.

‘Venezuela, crimen sin frontera’ es el ejercicio del deber que tiene el periodismo de encontrar la verdad y ser testigo de los hechos y es producto de la obligación de denunciar las conductas que atentan contra la convivencia entre dos naciones con lazos que se hunden en la historia.

VER COMENTARIOS
Columnistas