Solución para Buenaventura

Solución para Buenaventura

Marzo 12, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Ahora, el Jefe del Gobierno habló de disponer una apreciable cantidad de recursos para atender los problemas de la ciudad más afectada por la falta de oportunidades en toda Colombia, a pesar de ser la que más ha aportado al tesoro nacional a través de la historia. Cuatrocientos millones de dólares fue la cifra que citó el presidente Santos como aporte para empezar a remediar la tragedia social que en todos sus órdenes ha producido la ausencia del Estado.

Luego de la visita del presidente Juan Manuel Santos a Buenaventura, hoy tendrá lugar una marcha convocada por los comerciantes de esa urbe. Es el contraste entre el drama que padecen los habitantes de la ciudad más importante de Colombia sobre el Pacífico y la decisión del Gobierno Central de responder a los desafíos que enfrentan una comunidad y una región golpeadas como pocas por el abandono del Estado.El pasado sábado, el presidente Santos fue a Buenaventura para expresar la solidaridad y la preocupación que asiste a las autoridades nacionales sobre lo que está ocurriendo allí. Por primera vez en muchos años, el azote de la violencia no fue el tema central de la visita presidencial. Por supuesto, el Primer Mandatario condenó los hechos criminales y anunció la decisión de perseguir a los criminales que asuelan a las comunidades, a la vez que informó sobre el reforzamiento de los cuerpos de seguridad, lo que debe llevar a reducir los hechos de sangre que han llegado a extremos francamente aberrantes. Ahora, el Jefe del Gobierno habló de disponer una apreciable cantidad de recursos para atender los problemas de la ciudad más afectada por la falta de oportunidades en toda Colombia, a pesar de ser la que más ha aportado al tesoro nacional a través de la historia. Cuatrocientos millones de dólares fue la cifra que citó el presidente Santos como aporte para empezar a remediar la tragedia social que en todos sus órdenes ha producido la ausencia del Estado. Es ese rezago que hasta ahora, y fuera de las caóticas inversiones en la carretera que según el centralismo “une a Buenaventura con Bogotᔠo de las cuantiosas sumas destinadas a programas asistencialistas, apenas alivian en muy poco la pobreza y la carencia de oportunidades.Según el anuncio presidencial, el propósito es crear una entidad como el Fondo que hizo posible la rehabilitación de la zona cafetera luego del terremoto de 1999. Con lo cual se pretende evitar la maraña de dificultades que impiden resolver la tragedia que padecen los 350.000 habitantes de una ciudad que ofrece todas las posibilidades y ventajas para construir su prosperidad. Infortunadamente, no ha sido así a través de la historia. Por el contrario, la falta de determinaciones para garantizar la iniciativa privada y la ausencia de decisiones para que el Estado cumpla su papel como guía de la sociedad, ha dado paso a instituciones débiles y expuestas a la corrupción, mientras los delincuentes luchan por imponer su reinado del terror. Esa es la realidad de Buenaventura, cuyo drama es igual al de Tumaco y al de toda la costa pacífica colombiana. Es la consecuencia de no pensar en ella como fuente de riqueza y de bienestar sino como un problema que debe ser manejado y no erradicado, donde el Estado no es el árbitro de la sociedad que promueve progreso y la respuesta se concentra cada vez más en la Fuerza Pública. Por eso, la marcha que hoy tendrá lugar, al igual que la realizada hace algunas semanas, son protestas que deben ser oídas y atendidas como corresponde: Buenaventura y el Pacífico también son Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas