Siria: ¿Hacia la guerra civil?

Febrero 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Cuando se originaron las protestas a mediados de marzo de 2011, el presidente Assad parecía indeciso sobre cómo responder, pero no pasó mucho tiempo hasta que se empezara a utilizar sólo la fuerza para acabar con ellas.

Hace cerca de un año que se iniciaron las protestas en Siria contra el sistema autoritario que gobierna el país. Desde su comienzo, las protestas han sido reprimidas con dureza por las fuerzas de seguridad del régimen de Bashar al Assad, a pesar de que éste ha prometido en numerosas ocasiones poner fin a la represión.Cuando se originaron las protestas a mediados de marzo de 2011, el presidente Assad parecía indeciso sobre cómo responder, pero no pasó mucho tiempo hasta que se empezara a utilizar sólo la fuerza para acabar con ellas.Observadores internacionales han acusado al Presidente sirio de mentir y hacer todo tipo de promesas que luego no cumple, como táctica dilatoria para mantenerse en el poder. No obstante, la respuesta brutal de las fuerzas de seguridad sirias, Al Assad no han podido poner fin a la revuelta y muchos creen que es sólo cuestión de tiempo para que sea destituido. Ahora lo que parecía una protesta civil se ha transformado en una confrontación militar, pues miembros disidentes de las Fuerzas Armadas han formado un destacamento que se conoce como el Ejército de Siria Libre, que está siendo apoyado con recursos y armas por Arabia Saudita y Qatar.Las ciudades de Homs y Daraa son el bastión en que se concentran las fuerzas de oposición. La primera de ellas en este momento está sufriendo una arremetida brutal del gobierno de Al Assad. Desde hace una semana todos los días se reportan decenas de muertos, la mayoría de ellos civiles masacrados en las calles.Desde que empezó la protesta y se desencadenó la represión ya han muerto más de 5 mil personas y la cifra sigue aumentando. La violencia gubernamental ha experimentado una escalada luego de que la Misión de Observación de la Liga Árabe se retirara del país, aduciendo falta de seguridad. Y ya son más de 15 las delegaciones diplomáticas que se han cerrado en protesta por la actitud del Gobierno contra la población siria.Pero, pese a la brutalidad y a la condena internacional, al Assad aún cuenta con el apoyo del 50% de la población, entre los que se cuentan los musulmanes alauitas a los que él pertenece, muchos cristianos, lo mismo que kurdos y drusos. Entre los sostenedores de Assad se cuestiona lo que llaman “el doble rasero de Occidente”, que amenaza a Siria pero que permitió que el régimen de Bahrein fuera apoyado por países del Golfo Pérsico para reprimir cruelmente a los opositores.Adicionalmente al Assad ha contado con el apoyo de Rusia y China, quienes han utilizado el poder de veto para impedir una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en la que se le demanda abandonar el poder para facilitar una transición pacífica hacia la democracia.Mientras tanto las Fuerzas Armadas continúan con su labor depredadora en Homs y todo amenaza con el desencadenamiento de una guerra civil, dado tanto el apoyo interno y externo del dictador sirio con la radicalización y militarización de la oposición en el país, lo mismo que sus propios apoyos externos. Irán e Israel están expectantes e impacientes, mientras que la ONU se encuentra paralizada. Lo peor puede está por venir.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad