Sin oposición en Argentina

Agosto 16, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...La victoria casi abrumadora de la Presidenta, en un país con alta inflación y elevada inequidad en el ingreso, indica que los opositores no han logrado concitar la voluntad mayoritaria de los argentinos. Y que el peronismo en el poder ha logrado captar a su favor, pese a los desaciertos, los altos índices de crecimiento de la economía argentina, que se deben más a circunstancias internacionales que a las virtudes del gobierno...".

El domingo pasado los argentinos acudieron a las urnas para votar en las primeras elecciones primarias que se suceden en el país austral. En ellas se definían las fórmulas de quienes pueden aspirar a las elecciones presidenciales de octubre para el máximo cargo de la nación, lo mismo que para otras circunscripciones regionales.Los resultados favorecieron ampliamente a la presidenta Cristina Fernández y al oficialismo peronista. La Presidenta recibió algo más del 50% de los votos con un resultado que se torna aún más favorable por la paridad entre los candidatos de la oposición: Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde, el uno radical y el otro peronista disidente, siguen prácticamente empatados, con 12,16 y 12,17%. Hermes Binner, socialista, quedó cerca con el 10,26%.La fórmula de Cristina y Amado Boudou terminó sacando una ventaja de casi 38 puntos y haciendo una elección incluso superior a la de Cristina en el 2007. Además se impuso en casi todo el país –con excepción de San Luis- y con una asistencia a las urnas del 77,8%, similar -e incluso superior- al de otras elecciones nacionales.La participación en las elecciones era obligatoria para todo argentino mayor de 18 años, lo que ayuda a explicar la afluencia de electores. Pero, más allá de los resultados, la verdad es que las primarias no definieron nada, puesto que cada partido o agrupación participante ya había decidido, previamente, quiénes serían sus candidatos.Para algunos analistas se trató de un desperdicio de dinero, de una especie de primera vuelta que no otorgaba cargo alguno, o de una encuesta pública extremadamente costosa.Desde luego , los resultados importan. La victoria casi abrumadora de la Presidenta, en un país con alta inflación y elevada inequidad en el ingreso, indica que los opositores no han logrado concitar la voluntad mayoritaria de los argentinos. Y que el peronismo en el poder ha logrado captar a su favor, pese a los desaciertos, los altos índices de crecimiento de la economía argentina, que se deben más a circunstancias internacionales que a las virtudes del gobierno. El hecho de que la fórmula vicepresidencial, Amado Boudou, sea el ministro de economía refuerza esa percepción.Pero que ni los escándalos de corrupción, que vienen desde los días en que Cristina Fernández cogobernaba con el fallecido Néstor Kirchner, ni los devaneos con el chavismo, ni la persecución a los medios de comunicación, ni la alta inflación, ni la inequidad social, ni la persecución contra los empresarios del campo, hayan logrado hacer mella en la popularidad de Cristina Fernández, más que hablar de las virtudes de la Presidenta indica la pobreza de la oposición, fragmentada y sin audiencias.De hecho, las primarias fueron desaprovechadas para definir una fórmula de oposición unida, y cada grupo prefirió presentarse por aparte, en un acto cercano al suicidio político. Así, sin oposición, la viuda de Kirchner parece con el camino abierto para la prolongación de su reinado sobre los argentinos. Es de esperar que la oposición venezolana tome nota de esta torpeza de sus pares gauchos y no cometa un error similar.

VER COMENTARIOS
Columnistas