¿Sin el pan y sin el queso?

editorial: ¿Sin el pan y sin el queso?

"¿Por qué el Departamento no se sumó a la iniciativa del G-11, a pesar de que el Gobernador manifestó su interés hace un año? ¿Y por qué ahora se opone a un proyecto que de concretarse puede traer recursos de gran importancia para todo el departamento?"

¿Sin el pan y sin el queso?

Junio 06, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"¿Por qué el Departamento no se sumó a la iniciativa del G-11, a pesar de que el Gobernador manifestó su interés hace un año? ¿Y por qué ahora se opone a un proyecto que de concretarse puede traer recursos de gran importancia para todo el departamento?"

Contrario a lo que podría esperarse, el Departamento y algunos congresistas se oponen ahora a un plan que pretende traer recursos nacionales para atender necesidades de 11 municipios del sur del Valle. Es la consecuencia de la descoordinación que existe en la comarca y podría llevar a que esta se quede con las manos vacías, lamentando el descuido de quienes en su momento hicieron caso omiso a los llamados a trabajar en conjunto por el bien de los vallecaucanos.Como lo explica Planeación Nacional, “los Contratos-Plan sirven en la identificación de temas estratégicos para el desarrollo integral y mancomunado de la población y el territorio con enfoque de largo plazo, centrándose en los siguientes objetivos: a) la coordinación y coherencia entre las prioridades estratégicas del Gobierno Nacional con las políticas regionales y locales formuladas en torno a una visión de desarrollo; b) la ejecución concertada de programas y proyectos de inversión, la prestación de servicios públicos y el ejercicio de competencias y funciones que de manera conjunta realicen los territorios”.La cita es necesaria para entender de qué se trata. Y para saber que no es obligatoria la existencia de organizaciones formalmente constituidas para tener acceso a los recursos. Para ello solo se requiere que exista la voluntad de trabajar en forma integrada y con propósitos comunes que se traduzcan en beneficios palpables para la comunidad. Ese ha sido el objetivo de los 11 municipios que en conjunto suman el 50% del área geográfica del Valle y el 76% de su población. La discusión ahora es sobre el Contrato-Plan que los municipios agrupados en el llamado G-11 han venido trabajando desde hace año y medio, y al cual invitaron a la Gobernación del Valle para cubrir a todo el departamento. Ha sido un trabajo febril desarrollado en 40 talleres que contaron con la participación de las autoridades locales, que despertó el interés de Planeación Nacional y desde diciembre de 2012 se ha venido plasmando con paciencia, en el cual se contemplan proyectos educativos, de infraestructura y de desarrollo para toda la región.Baste con saber que los destinatarios serán los municipios con mayor índice de pobreza de la región para comprender el impacto social que tendrá la iniciativa. Y para expresar extrañeza sobre la forma en que se pretende desconocer el trabajo del G-11. ¿Por qué el Departamento no se sumó a la iniciativa, a pesar de que el Gobernador manifestó su interés hace un año? ¿Y por qué ahora se opone a un proyecto que de concretarse puede traer recursos de gran importancia para todo el departamento?Por lo pronto es esperanzador reconocer que Planeación Nacional sigue interesada en acoger la propuesta del G-11, y que los alcaldes que lo conforman no han bajado la guardia. Pero deja un sabor amargo el saber que el Departamento, su Secretaría de Planeación y algunos congresistas pueden hacer fracasar una iniciativa llena de bondades para tres millones y medio de personas. Con lo cual, los vallecaucanos todos nos podríamos queda sin el pan y sin el queso.

VER COMENTARIOS
Columnistas