Semana de reflexión

Semana de reflexión

Mayo 21, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

El pasado domingo culminó la larga etapa de manifestaciones públicas de las campañas por la Presidencia de la República y de la publicación de encuestas sobre las preferencias de aquellos que expresaron su opinión a las empresas que realizan esa labor. En esta semana se debe producir la reflexión de quienes tienen el derecho a elegir sobre cuál será el aspirante que llene sus expectativas.

Culmina así una intensa etapa de debate, natural a cualquier democracia. Durante meses, los aspirantes han tenido a su disposición todos los medios para hacerse conocer, para divulgar sus propuestas y rebatir o comentar las de sus rivales en la carrera hacia la jefatura del Estado en Colombia. Aunque han existido momentos de gran intensidad y se han utilizado argumentos que en algunos casos llegan a la descalificación, puede decirse que, en general, se han cumplido los principios de libertad e independencia que caracterizan el derecho a aspirar a la Presidencia.

Durante todos esos meses, los colombianos han tenido innumerables oportunidades para escuchar los planteamientos de quienes se inscribieron en una carrera que el pasado mes de septiembre tenía 49 aspirantes. Además de la plaza pública, la prensa escrita, la radio, la televisión, los medios electrónicos y las redes sociales han sido espacios abiertos para difundir los mensajes y puntos de vista sobre la visión que ellos tienen acerca del país y sus propuestas para mejorar o asegurar lo que consideran importante para el progreso de la Nación y del Estado.
A tal punto se ha llegado que incluso se habla de la saturación producida por una campaña extensa, en la cual se han realizado decenas de foros y debates, además de los que han sido cancelados. Con ello se revive un asunto que parece indispensable: la necesidad de poner límites a la extensión y el formato de la campaña para evitar la pérdida de interés y la confusión en un hecho tan importante.

Otro tanto ocurre con las encuestas que han sido contratadas y divulgadas por los medios de comunicación. Allí es necesario aclarar que son documentos que reflejan momentos y en ningún caso tienen la capacidad o el poder para constreñir la voluntad del ciudadano. Es claro que quien vota es el ciudadano y no las encuestas. Por ello, en ambos casos debe decirse de nuevo que para la libertad de elección es mejor que hayan debates y encuestas que cumplan con los ordenamientos y la imparcialidad que se requiere a tener una campaña marcada por el silencio y por la falta de elementos que motiven la participación del electorado.

Allí está la clave de lo que debe suceder la presente semana. Además de que los candidatos pueden hacer campaña en recinto cerrado o entregar declaraciones a través de los medios de comunicación, los colombianos con derecho a voto ya tienen los elementos necesarios para hacerse presente en las urnas el próximo domingo y hacer sentir su opinión.
De su participación depende la fortaleza de nuestra democracia, necesitada del respaldo en las urnas de quienes deciden quién gobernará a nuestro país en los próximos cuatro años.

VER COMENTARIOS
Columnistas