Reforma tributaria

Octubre 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Y hay temas que desde ya producen inquietudes. Por ejemplo, se debe aclarar qué ocurrirá con los ingresos del Sena, de Bienestar Familiar y de salud, en caso de que se presenten pérdidas en las empresas y no las utilidades que presupuesta la reforma. ¿Quién asumirá la reducción?

Afirmando que busca una redistribución de la carga tributaria para hacerla más justa y eficiente, y confirmando su intención de acomodarla para impulsar el desarrollo y la generación de empleo, el Gobierno Nacional presentó ante el Congreso su anunciada reforma tributaria. Producto del crecimiento que le ha generado a los ingresos municipales el impulso a la economía de los últimos años, hoy se presenta una reforma que no pretende aumentar los impuestos sino adecuarlos a dos grandes propósitos: El primero, evitar la evasión y la inequidad, mediante el ajuste de las cargas impositivas a los sectores que reciben mayores ingresos. El segundo, aligerar los tributos llamados parafiscales que gravan las nóminas e impiden la generación de empleo formal, según dicen los expertos. En ese orden están dirigidas propuestas como la de liberar del pago de impuestos de renta a quienes reciben menos de $2,3 millones y de elevar la tributación de quienes reciben más de $8 millones a tasas que llegan hasta el 15%. Así mismo y en materia de impuestos indirectos como el IVA, se dejan 3 categorías, desde los productos que pagan cero impuestos hasta los que llegan al 16%. En ese sentido se rebajarán algunas tasas como la que pagan los restaurantes, con el objeto de combatir la evasión. Y se crearán nuevos gravámenes al consumo de artículos considerados suntuarios que equilibren la reducción descrita anteriormente.Tratamiento similar se les dará a las contribuciones de las personas jurídicas. Si bien reduce al 25% la tasa de impuesto a sus ingresos, la reforma crea una tasa nueva del 8%, presentada como el “impuesto para la equidad”. Lo más innovador es el cambio que se producirá al abolir las contribuciones que las empresas pagan por el Sena, el Bienestar Familiar y la salud, las cuales serán reemplazadas por un gravamen sobre las utilidades que presenten al final del período fiscal. Es decir, una reducción que se calcula en 133 puntos de los 58 que hoy representan las llamadas contribuciones parafiscales, abolidas casi todas con excepción de la contribución a las Cajas de Compensación Familiar.Esas, entre otras iniciativas como la amnistía que se ofrece a quienes declaren sus bienes en el exterior, serán las propuestas que deberán ser estudiadas por el Congreso durante los dos meses que le quedan de sesiones ordinarias. Y hay temas que desde ya producen inquietudes. Por ejemplo, se debe aclarar qué ocurrirá con los ingresos del Sena, de Bienestar Familiar y de salud, en caso de que se presenten pérdidas en las empresas y no las utilidades que presupuesta la reforma. ¿Quién asumirá la reducción? Así, serán muchos y muy importantes los debates que se presentarán alrededor de la iniciativa que entre otras cosas no es la reforma estructural que Colombia lleva años esperando, ni establece las medidas para impedir el desangre en las finanzas públicas que produce la corrupción y debe ser asumido por los contribuyentes. Lo que desde ya puede anticiparse es que la enorme mayoría de la coalición de gobierno parece asegurar un tránsito tranquilo y rápido del proyecto presentado ayer por el Ministro de Hacienda.

VER COMENTARIOS
Columnistas