¿Referendo o referendos?

Agosto 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Tanto el proyecto como su exposición de motivos llevan a pedir claridad, entre otras razones porque si son varios los referendos habrá que emitir varias leyes reglamentarias y a abrir espacios para que los colombianos se enteren de lo que pondrán a su consideración

Luego del revuelo causado por la presentación de un proyecto de ley para autorizar la realización del referendo en coincidencia con las elecciones y la pausa ordenada por los negociadores de las Farc en los diálogos de La Habana, las aguas parecieron volver a su cauce. Sin embargo, quedaron en el aire asuntos que de por sí generan preguntas y reclaman respuestas. Descartada por el Gobierno la posibilidad de realizar una Asamblea Constituyente de las que pide la guerrilla, el proyecto y su exposición de motivos hablan del referendo como la consulta popular que será utilizada como herramienta para darle validez política y jurídica al hipotético acuerdo que se alcance en La Habana. Lo cual debería centrar la discusión en cuál es el sentido de la reforma que permitiría la coincidencia de esa consulta con un proceso electoral, coincidencia que para algunos sectores desconoce la intención de la Constitución Nacional. Más, una lectura detenida de esos documentos trae al escenario otros elementos que siembran inquietudes serias, más allá de si la consulta popular está dirigida exclusivamente a buscar la aprobación de los colombianos al acuerdo final. Está por ejemplo el hecho de que mientras en el artículo primero el proyecto presentado por el Gobierno Nacional habla de “referendos constitucionales que se realicen con ocasión de un Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado”, en el segundo se dice que “el referendo con ocasión de un Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado”. ¿Qué significa esa diferencia?Pero el problema no es solo de singular o plural. Pasando por alto errores de la propuesta como decir que “el proyecto con el cual se regulan las reglas”, la preocupación se extiende a asuntos que no tienen suficiente claridad: ¿estamos hablando de un referendo mediante el cual se aprobará o negará el acuerdo entre las Farc y el Gobierno? ¿O, acaso, hablamos de varios referendos? ¿Serán éstos de carácter constitucional, es decir, que implicarán reformas a la Constitución como permitir la entrada al Congreso de miembros de las Farc, sin que sean elegidos por los colombianos? ¿O serán referendos que reforman apenas leyes como la penal para suspender o perdonar las condenas de la justicia a los guerrilleros?Como puede verse, tanto el proyecto como su exposición de motivos llevan a pedir claridad, entre otras razones porque si son varios los referendos habrá que emitir varias leyes reglamentarias y a abrir espacios para que los colombianos se enteren de lo que pondrán a su consideración. Y porque el país debe saber cuánto tiempo dedicará a estudiar lo que se apruebe en La Habana, puesto que no es posible hacer una sola pregunta general sobre la aprobación o no del acuerdo si éste contempla múltiples asuntos, como es el caso de las negociaciones en desarrollo.Más aún, cuando el jefe máximo de las Farc acaba de filtrar que en los diálogos de La Habana se habló de crear un “congresito”, como solución intermedia entre la Asamblea Constituyente que pide su agrupación y el referendo o los referendos de los que habla el Gobierno, con lo cual aparece otra figura más compleja. En ese orden de ideas, lo que quedan son preguntas que reclaman respuestas.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad