Rajoy en Colombia

Abril 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"... no bien puso un pie en América, el Mandatario español debió enfrentar la nacionalización de los intereses de Repsol, la empresa petrolera de su país, en la argentina YPF. Fue la bienvenida que le brindó la presidenta Cristina Kirchner, completada luego con amenazas de intervenir en los sectores de comunicaciones y financiero, en los cuales España tiene grandes inversiones".

En uno de los momentos más difíciles de la historia reciente de su país, el presidente de España, Mariano Rajoy, visitó a Colombia como parte de su gira para renovar las relaciones con América Latina. Una visita importante, en la cual recibió de nuevo la expresión de amistad y la voluntad por amentar los vínculos económicos y culturales entre dos naciones con intereses y vínculos de larga tradición. Hasta hace unos meses, Mariano Rajoy era el líder de la oposición al gobierno de España, en medio de la crisis más profunda de los últimos 50 años. Ahora es su presidente, y está expuesto a la crítica y la reacción a cada una de sus decisiones, casi todas dirigidas a hacer recortes drásticos y a moderar el gasto para poder recuperar la credibilidad de la comunidad financiera, el paso más importante para derrotar la recesión e iniciar la recuperación económica y social. Un doloroso camino que América Latina transitó durante los años 80 y 90. El presidente Rajoy llegó a su cargo en medio de la crisis más profunda de la economía española, causada por una recesión que no parece tener fin en el corto plazo, de un desempleo que se calcula es superior al 25% y de una pérdida de confianza del pueblo español en su futuro. Por eso debió empezar a tomar medidas drásticas que impidan la quiebra que podría sobrevenir si su país no puede cumplir sus obligaciones, el sistema financiero español colapsa y sus compañeros de la Unión Europea le quitan el respaldo que necesita para superar tan difícil momento. Y no bien puso un pie en América, el Mandatario español debió enfrentar la nacionalización de los intereses de Repsol, la empresa petrolera de su país, en la argentina YPF. Fue la bienvenida que le brindó la presidenta Cristina Kirchner, completada luego con amenazas de intervenir en los sectores de comunicaciones y financiero, en los cuales España tiene grandes inversiones. Rajoy recibió en su paso por México y en el marco del Foro Económico Mundial todas las manifestaciones de apoyo por el golpe que significa la decisión del gobierno argentino. Así llegó a Colombia, donde se le ofrecieron expresiones de solidaridad y respaldo para enfrentar la crisis que atraviesa la nación ibérica. Y del presidente Juan Manuel Santos escuchó el compromiso claro de respetar los derechos de las empresas españolas en Colombia, fiel a la tradición nacional. Es la manera de reconocer también el que el tercer país en inversiones en Colombia es España a través de sus empresas que trabajan en muchos sectores de nuestra economía y han traído más de US$4.000 millones. Hay pues grandes vínculos entre los dos países. Y en un mundo donde la integración económica es ya un requisito si se quiere generar desarrollo, la crisis de Europa de la cual España es gran protagonista, se convierte en una buena oportunidad para incrementar las relaciones comerciales y económicas bilaterales. Es la consecuencia natural de los nexos culturales e históricos que nos han acercado por más de 500 años, y donde podemos encontrar respuestas a las necesidades de cada una de las naciones.

VER COMENTARIOS
Columnistas