Que responda la Fiscalía

Que responda la Fiscalía

Marzo 02, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Salvo demostración en contrario, no puede decirse que la decisión de la Fiscalía de detener a Santiago Uribe Vélez tiene origen en una maniobra del Gobierno dirigida a perjudicar a la oposición que encabeza el Centro Democrático. Quien debe responder por los actos de la Fiscalía es el Fiscal General de la Nación".

De nuevo, la actuación de la Fiscalía General de la Nación produce un revuelo político. Es la detención del señor Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente y jefe de la oposición Álvaro Uribe Vélez, que llevó al reclamo directo de su partido con acusaciones de persecución contra sus miembros y la familia de su fundador.Los hechos por los cuales el organismo investigador le decretó la detención preventiva al señor Uribe datan de hace veinte años, y se refieren a acusaciones sobre homicidio agravado y a posibles vínculos con grupos paramilitares. Según se conoce, dentro del proceso reposan declaraciones de muchas personas, entre otras de conocidos miembros de las autodefensas, personajes vinculados al norte de Antioquia donde supuestamente se produjeron los hechos materia de investigación y algunos exintegrantes de la Policía Nacional.En ese proceso, el hoy detenido fue indagado hace dos años y nunca se ha negado a presentarse ante los jueces o fiscales que lo requieran. Igualmente es poco probable que en veinte años el acusado haya tenido intención de huir de la acción de la Justicia, como tampoco se conocen intentos de su parte por entorpecer la marcha de la investigación, si bien ha hecho uso de los recursos que le reconoce la ley para demostrar su inocencia o reclamar la terminación del caso en su contra. Por todas esas circunstancias, parece extraño que sólo ahora la Fiscalía ordene la detención preventiva de quien como ciudadano tiene derecho a que se presuma su inocencia. Por supuesto, el deber del ente investigador es actuar conforme a la ley para encontrar la verdad de unos hechos de extrema gravedad. Pero también es claro que la orden emitida por un Fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia iba a producir inquietudes, ante el vínculo familiar del hoy detenido con un expresidente de la República que encabeza la oposición en Colombia y él mismo es objeto de investigaciones de similar estilo.Lo cierto es que la detención ha producido un revuelo, llevando al Presidente de la República a solicitar el acompañamiento internacional, así como la actuación de la Procuraduría General de la Nación para rodear al acusado de “todas las garantías constitucionales y legales”. Lo cual lleva a afirmar que también debe presumirse que no hay una persecución del Gobierno contra el señor Uribe sino, y por el contrario, su intención de hacer prevalecer sus derechos al debido proceso.De lo conocido hasta ahora no puede afirmarse que existe una persecución del Gobierno Nacional. Sin duda, entre el expresidente Álvaro Uribe y el presidente Juan Manuel Santos existen grandes diferencias en la manera de ver y actuar en la política. Más aún cuando de por medio está la negociación con las Farc, donde es notoria la distancia entre los dos líderes.Pero, y salvo demostración en contrario, no puede decirse que la decisión de la Fiscalía tiene origen en una maniobra del Gobierno dirigida a perjudicar a la oposición que encabeza el Centro Democrático. Quien debe responder por los actos de la Fiscalía es el Fiscal General de la Nación.

VER COMENTARIOS
Columnistas