Protejamos a Emcali

Protejamos a Emcali

Abril 17, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"La situación desnuda otra de las facetas de los problemas que afectan a la Empresa Pública más grande de la ciudad. Es el descuido en el manejo de su enorme y complejo inventario de bienes, que parece expuesto al latrocinio. Eso no se resuelve con denuncias penales, sino tomando medidas para evitar los hurtos".

Sesenta y cuatro automóviles desaparecidos y cuatro homicidios vinculados a esos hechos, indican la gravedad de lo que ha venido ocurriendo en las Empresas Municipales de Cali. Es el descuido en el manejo de sus activos, que reclama el compromiso de sus funcionarios para evitar que se repitan los hechos que destruyen el patrimonio de Emcali.La cifra y la manera en que se han venido descubriendo esas desapariciones están relatadas en el informe que presenta en esta edición la Unidad Investigativa de El País. Allí puede verse cómo se ha dispuesto de manera irregular del 10% del parque automotor de la entidad. Son bienes que aún figuran en sus inventarios y de los cuales nadie da razón, salvo por las denuncias interpuestas por algunos de ellos. ¿Dónde están esos vehículos? Según el informe, varios de ellos circulan por la ciudad con papeles aparentemente en regla. A pesar de que desde agosto de 2013 se suspendieron las autorizaciones para dar de baja o vender el parque automotor, aparecen poseedores de algunos de esos vehículos que dicen haberlos adquirido en fechas posteriores. Al parecer esos activos son dados de baja y deberían estar en el cementerio de chatarra. Pero no lo están. Por el contrario, en la secretaría de Tránsito aparecen registrados nuevos propietarios, mientras la contabilidad de Emcali no consigna ni su salida ni el ingreso de los recursos provenientes de su venta. Y ya se suman cuatro homicidios que, según las autoridades, pueden ser vinculados con los hechos que se están denunciando.La situación desnuda otra de las facetas de los problemas que afectan a la Empresa Pública más grande de la ciudad. Es el descuido en el manejo de su enorme y complejo inventario de bienes, que parece expuesto al latrocinio. Eso no se resuelve con denuncias penales, sino tomando medidas para evitar los hurtos. Por lo que es momento para preguntar qué responden las empresas que se contratan para ofrecer la seguridad que requiere Emcali.Pero lo más preocupante es la actitud de quienes tienen a su cargo esos bienes o llevan los inventarios de la empresa. Son ellos quienes deben cuidar el patrimonio de la entidad para la cual trabajan. Más en una empresa pública cuya salud financiera no es la mejor, y donde pueden estar en riesgo el salario de los miles de empleados y trabajadores que conforman su nómina. Por eso, son ellos los que deben colaborar para que la dirección de Emcali pueda dedicar sus esfuerzos a resolver la compleja situación de sus finanzas y el manejo de los servicios que presta.Estamos hablando de una entidad que es propiedad de todos los caleños, cuyos bienes deben estar a salvo de los delincuentes. De funcionarios que reciben sus ingresos y tienen su trabajo en ella, por lo cual deben ser los primeros en cuidar su patrimonio. Ningún gerente ni ningún miembro de la Junta Directiva, o ningún alcalde de Cali podrá convertirla en la empresa competitiva y próspera que los caleños deseamos si sus inventarios y en general sus bienes no son protegidos como corresponde.

VER COMENTARIOS
Columnistas