Protección para el Cauca

Protección para el Cauca

Junio 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"...los colombianos vuelven a preocuparse por el departamento del Cauca y la aparente facilidad con que actúan los criminales, mientras en zonas como Miranda se registran protestas contra la instalación de destacamentos de la Fuerza Pública para responder y perseguir a los causantes de la permanente zozobra".

Diecinueve heridos, múltiples daños a casas de habitación y a un puente vital para la comunicación del Sur del país, es el saldo que el terrorismo de las Farc vuelve a dejarle al Cauca. Además de preguntar por la labor de las Fuerzas de Seguridad en una vía tan importante como la Panamericana, se despierta de nuevo la inquietud sobre las ventajas que obtiene la guerrilla con los cobardes ataques. ¿Acaso puede reclamarse como un triunfo, o es una demostración de poder la destrucción de un puente como el que atraviesa el río Ovejas, el lesionar a cuatro personas y el dejar maltrechas alrededor de 20 viviendas, a las tres de la mañana? ¿Produce alguna utilidad para las Farc o el ELN el atacar con una bomba a un carro de policía en Popayán, donde ocho policías y cinco civiles quedaron heridos, mientras 30 casas fueron golpeadas por la onda explosiva?Pues parece que quienes ordenaron el ataque deben estar celebrando los tenebrosos resultados que consiguieron con el terrorismo. Mientras tanto, los colombianos vuelven a preocuparse por el departamento del Cauca y la aparente facilidad con que actúan los criminales, mientras en zonas como Miranda se registran protestas contra la instalación de destacamentos de la Fuerza Pública para responder y perseguir a los causantes de la permanente zozobra.Sin duda, el Gobierno y las autoridades militares están haciendo un gigantesco esfuerzo por recuperar la tranquilidad que necesitan los habitantes del departamento escogido por la guerrilla como uno de sus últimos refugios. Y si bien está claro que tomará tiempo la erradicación de la violencia y la recuperación de la confianza de muchos de sus habitantes en las autoridades y en el Estado, ello no impide que se abran interrogantes sobre la desprotección que se produjo en un punto tan estratégico como el puente que fue atacado en otra demostración más de insania. Pero más allá de esa solicitud para que los gobernantes despejen las inquietudes que levantaron los atentados del pasado martes, no sobra recordar que éstos fueron realizados contra un bien público. Y los perjudicados son ciudadanos del común, campesinos de una región golpeada por la pobreza y quienes usan la vía para comunicarse con la capital del Cauca. No hubo entonces un daño a los intereses estratégicos de la Nación sino un golpe traicionero al pueblo colombiano. ¿Acaso tal acto de cobardía producirá dividendos políticos a los terroristas?Quizás en la torcida lógica de los autores de los atentados, con ellos demuestran poder y capacidad militar. Como también es posible que la reactivación del terror en el Cauca sea una manera de desviar la atención y los recursos que hoy se usan en otras zonas como la frontera con Venezuela, para combatir a los cabecillas de las Farc y el ELN. Pero en lo que no puede caber duda es sobre la debilidad que demuestran al recurrir al terrorismo contra una carretera o al asalto cobarde contra un automóvil de Policía sin detenerse a pensar en el daño que les causan a seres humanos desarmados. Por eso, los ataques contra el Cauca vuelven a reclamar la atención y la protección del Estado.

VER COMENTARIOS
Columnistas