Política y Fiscalía

Septiembre 15, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Es una razón política la que impide a la Corte cumplir la obligación de elegir Fiscal..."

Veintidós votaciones, catorce meses y ternas que se han cambiado para satisfacer las inquietudes de algunos magistrados, deberían ser suficientes para que la Corte Suprema de Justicia hubiera cumplido con largueza su obligación de elegir un Fiscal General de la Nación. No ha sido así, y para infortunio de las instituciones, el asunto no tendrá fin hasta tanto no se satisfagan los intereses políticos de quienes impiden en forma intencional el lograr la mayoría calificada que exige la Constitución. En un país tan convulsionado por la acción de los criminales y tan necesitado de un organismo judicial cohesionado para enfrentar la delincuencia, es por lo menos extraño el que su Fiscal ejerza durante más de un año en calidad de interino. Y que deba estar dando explicaciones, o tenga que cambiar la nómina de la entidad, atendiendo tutelas y crisis, mientras la Corte no puede cumplir el precepto constitucional. Más extraño aún es que el Presidente del Alto Tribunal, también encargado porque sus compañero no han podido elegir uno en propiedad, afirme que no hay ningún problema en mantener un encargado y que la terna es idónea, por lo cual no es necesario cambiarla.Es decir, según el magistrado Arrubla Paucar, la interinidad no debe preocuparles a los colombianos. No importa que se reclame el cumplimiento de un proceso que hasta su llegada a la Corte no tuvo vicio de ninguna naturaleza. Pero quizás si adolece de dos problemas: el primero, las controversias del ex presidente Álvaro Uribe Vélez con algunos de los integrantes de esa Corporación. Y el segundo, las ambiciones políticas de algunos de ellos, quienes insisten en imponer el gobierno de los jueces, como lo pregonaron en algunas entrevistas públicas.Es pues una razón política la que impide a la Corte cumplir la obligación de elegir Fiscal. Así, los magistrados que obstaculizan la elección están mostrando indiferencia al reclamo de la sociedad ante el daño que su renuencia le está ocasionando a la Nación. Son inmutables incluso al ofrecimiento de desconocer a quienes antes consideraron elegibles y a quienes no pudieron encontrarles tacha alguna. Insensibles incluso a sugerencias como la del Partido Liberal, rápidamente respaldada por el Ministro del Interior y la Justicia, de cambiar la terna si ellos lo consideran necesario, algo que les otorgaría prerrogativas con las cuales se desconoce la autonomía del Presidente para presentar candidatos, además de establecer un precedente que viola los derechos de quienes fueron incluidos en la terna y cumplen los requisitos fijados por la Constitución.El país reclama la elección del Fiscal. Porque todo debe tener un límite, así no esté taxativamente consignado un plazo en las normas, y porque los magistrados de la Corte Suprema de Justicia deben dar ejemplo de acatamiento a la ley, esa designación no puede demorarse más. Y mucho menos por razones políticas como las que están poniéndose en evidencia, desconociendo la obligación que tienen los poderes públicos de trabajar de manera armónica para cumplir los fines del Estado Social de Derecho.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad