Periodismo y terrorismo

Periodismo y terrorismo

Agosto 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Como dijo el presidente Santos, el terrorismo ataca porque busca que los medios registren sus acciones. Pero la respuesta no puede ser el silencio, porque entonces el periodismo deja de cumplir uno de sus principales deberes frente la sociedad a la cual pertenece".

Siguiendo la línea que ya había expresado el presidente Juan Manuel Santos en el Congreso anual de Confecámaras, el Ministro de la Defensa hizo un llamado para que los medios de comunicación nos abstengamos de publicar las noticias sobre el terrorismo. Las palabras del Presidente y su Ministro deben tomarse en el contexto adecuado para evitar malas interpretaciones. En las declaraciones del Primer Mandatario hay una preocupación legítima sobre el peligro que existe de que los periodistas caigan en las trampas del terrorismo, usado ahora por las Farc para crear zozobra, con lo cual pretenden tapar la debilidad que padecen. En ese propósito, los terroristas seducen a los comunicadores, entregándoles las ‘chivas’ por anticipado, con la intención de dividir a la sociedad y desencadenar una controversia, terminando en debates que le quitan al Estado el respaldo necesario para combatir a los criminales. De otra parte, y a raíz de un atentado en el departamento del Meta, el Ministro de Defensa pidió a los periodistas no registrar los actos terroristas de las Farc, “la única herramienta que tienen para demostrar poderío y sonar en algunos medios en Colombia”. Contrasta esa exhortación con la permanente presencia de los integrantes de la Fuerza Pública y de los mismos gobernantes en la prensa explicando sus actuaciones frente a la violencia y contando sus éxitos contra el crimen, incluido claro está, el terrorismo. Frente a esos puntos de vista, respetables y ponderados por que no llaman a la censura, hay que decir que los medios de comunicación no pueden dejar de informar sobre lo que acontece, y mucho menos, sobre actos crueles e inhumanos que ponen en riesgo la integridad de cualquier ciudadano. Los medios son los ojos de la sociedad y su propósito es mantenerla informada sobre los peligros que la acechan. A la vez que una acción necesaria, esa información sirve para alertar a la gente sobre la amenaza que representan quienes agreden de manera indiscriminada para causar un efecto, el de atemorizar más que el de demostrar un poder. Como dijo el presidente Santos, el terrorismo ataca porque busca que los medios registren sus acciones. Pero la respuesta no puede ser el silencio, porque entonces el periodismo deja de cumplir uno de sus principales deberes frente la sociedad a la cual pertenece. Otra cosa es que se preste para magnificar los hechos, o que se convierta en partícipe al conocer con antelación la realización de un atentado, caso en el cual deja de ser periodismo para convertirse en complicidad que debe ser castigada.Durante las últimas décadas, Colombia ha vivido una época donde el terrorismo ha sido la expresión de las peores formas de violencia para imponer propósitos oscuros. Pero a nadie puede olvidársele que el periodismo ha sido víctima principal de esa táctica, ya sea para silenciarlo o para lograr que se pliegue a los dictados del terror. Por eso, nunca ha callado, tratando de actuar con serenidad y pensando en los intereses de la sociedad, pese a la larga lista de víctimas que ha aportado y a los atentados que ha experimentado.

VER COMENTARIOS
Columnistas