Para evitar sorpresas

Para evitar sorpresas

Mayo 22, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Una vez sea aprobado en el octavo debate, el Acto Legislativo pasará a la Corte Constitucional para su revisión. Es allí donde se despejarán las dudas que se han expresado en torno al proyecto. Y, en especial, quedará claro si la inclusión en el séptimo debate del artículo que incorpora la figura del Acuerdo Especial se hizo conforme manda la Constitución".

Conocidas las aclaraciones del Gobierno y el presidente de la Comisión Negociadora que lo representa en la mesa de La Habana sobre los pactos para blindar el acuerdo final, las mayorías del Congreso continuaron adelante con el que se ha bautizado Acto Legislativo para la paz. Es un paso definitivo, que debe ser adelantado con cautela para evitar tropiezos que puedan producir inconvenientes o frustrar el propósito.Luego de la incertidumbre causada por los anuncios iniciales, el Gobierno, sus voceros en Cuba, en el Congreso y en los partidos de la Unidad Nacional, debieron salir a aclarar que sí habrá control de la jurisdicción constitucional, además de que los legisladores tendrán un papel más activo y acorde con la función que les fija la Carta Máxima. Y, lo más importante, se expresó el compromiso de realizar primero la refrendación que se defina con las Farc, antes de proceder a aplicar las normas del Derecho Internacional que integra al bloque constitucional sobre el Acuerdo Final.Todo ese trámite significa que el Gobierno sigue firme en su propósito de encontrar y desarrollar los instrumentos necesarios para darle vida al proceso, cubriéndolo con las garantías necesarias para conseguir la confianza de las Farc, requisito esencial para conseguir tanto el acuerdo final que se espera como la certeza de llegar a un posconflicto sin reversa.Consecuente con ese propósito, en el Congreso sigue adelante el trámite del denominado procedimiento Legislativo Especial para la paz. Ya la Comisión primera le dio el séptimo de los ocho debates que se requieren para incorporar a la Constitución los cambios aprobados por las mayorías. Además de los procesos abreviados que fueron establecidos en la primera de las dos legislaturas que exige la ley, se incluyó uno que incorpora lo acordado por los negociadores para evitar cambios a lo que sea el acuerdo final, en especial, en materia de Justicia Transicional. Una vez sea aprobado en el octavo debate, el Acto Legislativo pasará a la Corte Constitucional para su revisión. Es allí donde se despejarán las dudas que se han expresado en torno al proyecto. Y, en especial, quedará claro si la inclusión en el séptimo debate del artículo que incorpora la figura del Acuerdo Especial se hizo conforme manda la Constitución. Por lo anterior es necesario hacer un llamado a la cautela que evite tropiezos en la Corte. Es decir, que se actúe con serenidad antes que con el impulso que resulta de tener las mayorías en el Congreso. Que no se olvide que la estabilidad y el acatamiento del Estado de Derecho está en respetar los procedimientos acordados en la Constitución para ejercer la potestad legislativa, una de las bases de la credibilidad de cualquier ordenamiento jurídico.Por lo demás, hay que insistir en la necesidad de establecer las precisiones para la posible campaña que deberá realizarse para consultar la voluntad de los colombianos, en desarrollo de lo acordado el 24 de agosto de 2014. Esa será una de las claves para evitar que el país termine dividido por un acuerdo en el cual está comprometida la paz de toda la Nación.

VER COMENTARIOS
Columnistas