¿Otro ‘corralito’?

¿Otro ‘corralito’?

Junio 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Para los argentinos los vívidos recuerdos de crisis económicas, bruscas devaluaciones y hasta bloqueo y confiscaciones de depósitos bancarios han llevado a muchos cuentahabientes a retirar dinero de los bancos ante la menor señal de intervención del Gobierno.

Ahorristas argentinos retiraron en los últimos siete meses hasta la primera semana de junio casi un tercio de los dólares depositados en los bancos locales, preocupados por las restricciones a la compra de divisas que impuso el Gobierno para frenar una salida de capitales, dijeron operadores bancarios.Esta especie de pánico financiero es consecuencia de la política de estatizaciones del Gobierno argentino, que ha generado desconfianza y temor, no sólo entre los ahorradores sino también en el mundo empresarial. Y la tendencia se ha mostrado creciente en los últimos días.Entre el 11 de mayo y este viernes, el retiro alcanzó casi 1.900 millones de dólares en depósitos, principalmente desde cuentas a la vista, o alrededor del 15% del total depositado en moneda extranjera, según datos del mercado compilados por Reuters. Aunque las autoridades oficiales minimizan el fenómeno, aduciendo que no afecta al sistema bancario, lo cierto es que revela una gran preocupación de la ciudadanía gaucha.Para los argentinos los vívidos recuerdos de crisis económicas, bruscas devaluaciones y hasta bloqueo y confiscaciones de depósitos bancarios han llevado a muchos cuentahabientes a retirar dinero de los bancos ante la menor señal de intervención del Gobierno. Ellos recuerdan las amargas experiencias sufridas durante el mandato del presidente Fernando de la Rúa.Entonces, en el 2001, el país llegó a cesación de pagos de su deuda. En la crisis argentina, la economía se contrajo el 18% y el desempleo se disparó hasta alcanzar al 22% de la población económicamente activa. Argentina sufrió un completo y caótico incumplimiento de pagos de su deuda pública. El sistema bancario llegó al borde del colapso, lo que llevó al Gobierno a prohibir los retiros bancarios –introduciendo el así llamado ‘corralito’ para los depósitos– y estableciendo controles a los movimientos de capital. Los ahorradores, afectados por la alta devaluación vieron perder sus ahorros y disminuir sus mesadas pensionales.Nadie en el país quiere repetir aquella experiencia y el Gobierno comienza a perder puntos. De acuerdo con el diario Clarín la gente está cada día más preocupada por la economía. Teme por la caída del empleo, por la subida de la inflación, cree que el año que viene el país va a crecer menos y reniega de las restricciones para comprar dólares. Según una encuesta de la consultora Management & Fit, a seis meses de la asunción de su segundo mandato, la presidenta Cristina Fernández logró que más de la mitad de la gente desaprobara su gestión y su imagen personal ‘buena’ cayó en un 25% en el último mes.Esta situación muestra cómo una mala política intervencionista puede afectar el crecimiento económico de una nación, así éste haya mostrado cifras alentadoras de su PIB, como ha sucedido en el país austral. Y desde luego, reafirma la idea de que la confianza es el capital más valioso de una sociedad. Pero Argentina está perdiendo su confianza en la Presidenta elegida hace apenas un semestre, lo que sin duda afectará la economía de la Nación.Es el costo de las aventuras ideológicas de la señora Fernández para congraciarse con sus socios del Alba.

VER COMENTARIOS
Columnistas