Obras son amores

Noviembre 23, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"El Gobierno Municipal está invirtiendo menos del 1% de su presupuesto en combatir la inseguridad en Cali"

El 9 de noviembre pasado, la Administración Municipal promulgó los ejes sobre los cuales girará su estrategia de seguridad para la capital vallecaucana. A pesar de sus buenas intenciones, la iniciativa denominada “Cali es vida, costruimos una ciudad segura y amable” está en veremos, ante la reticencia secular de sucesivos gobiernos municipales para invertir los recursos que pagan los caleños en combatir los fenómenos delincuenciales que afectan su vida cotidiana.La estrategia divulgada por la Alcaldía tiene su principal énfasis en el desarme. Para ello se constituirá un fondo cuyos recursos serán invertidos en “empresas productivas, apoyo escolar y actividades para incentivar la deserción de los jóvenes de los círculos de violencia y delincuencia organizada”. Igualmente se realizarán jornadas pedagógicas para concientizar sobre la necesidad de abandonar las armas en las comunas donde circulan más de 100.000 de esos artefactos.También se habló del Plan de Justicia Integral para disminuir la impunidad, el programa “Cali es Vida” y el denominado Bloque Vida contra el microtráfico de narcóticos. Y se hará énfasis en atender el fenómeno de los menores infractores, en promover la cultura de seguridad entre los caleños, en recuperar el espacio público. Cabe destacar que el Alcalde anunció la instalación de cámaras de seguridad en sitios tradicionales y neurálgicos de Cali, una herramienta con demostrada efectividad para la lucha contra la delincuencia callejera que tanto daño le hace al ciudadano.Es un plan ambicioso que debe ser respaldado por los caleños como un gran aporte a su tranquilidad. Pero que, infortunadamente, se estrella contra la realidad de la conducta que ha practicado el Municipio frente a un tema crucial para los caleños. Es preocupante que mientras en el 2009 se incluyeron en el presupuesto municipal $21.000 millones para seguridad, la inversión apenas llegó a los $11.000 millones. Y que en el presente año se hayan presupuestado $14.000 millones, ejecutando menos del 50% a la fecha.La pregunta es si el problema es un asunto de iliquidez o de falta de voluntad política para afrontar el desafío de la inseguridad en Cali. Es por lo menos una incógnita que la Administración Municipal apenas haya presentado su estrategia catorce meses antes de terminar su período. Y que se ofrezcan recursos para dotar la Brigada Antihomicidios de la Fiscalía, sin que hasta la fecha se le hayan entregado los vehículos y los computadores ofrecidos a esa entidad. En fin, es bien preocupante que se ofrezcan recursos y estrategias para prevenir el crimen y combatirlo, mientras, como lo mostró el informe publicado por El País el pasado domingo, las instalaciones de la Policía en muchos sectores de la ciudad amenazan ruina. Por eso, aunque hay que resaltar el plan de seguridad, es necesario recordarle al Gobierno Municipal que está invirtiendo menos del 1% de su presupuesto y sólo $5.700 por cada caleño en combatir la inseguridad en Cali. ¿Acaso no es eso insuficiente para una ciudad con tan altos índices de delitos?“Obras son amores y no sólo buenas razones”, dice el refrán.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad