Objetivos ambiciosos

Julio 04, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Más que fórmulas mágicas o novedosas, la hoja de ruta para los próximos 15 años reúne planteamientos que se vienen haciendo de tiempo atrás para detener el daño que se le está causando a la naturaleza y minimizar los efectos de los males asociados al cambio climático.

Si en los últimos 15 años el mundo ha trabajado para cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio con el propósito de reducir los niveles de pobreza e inequidad social que afectan a la humanidad, los próximos tres lustros deberá dedicarlos a la recuperación ambiental y a la sostenibilidad del Planeta. De que se logren las metas propuestas dependerá la protección de la Tierra para las generaciones venideras.Durante la Cumbre de Río+20 de 2012, los miembros de la Organización de Naciones Unidas trazaron nuevos objetivos de desarrollo, que deben ser cumplidos entre el 2015 y a más tardar en el 2030. La nueva hoja de ruta elaborada con los aportes de un centenar de naciones ya está definida y será sometida a aprobación en el mes de septiembre próximo. La mayoría de los 17 temas propuestos, que incluyen 162 metas a realizar, buscan garantizar la protección del medio ambiente y el uso racional de los recursos que brinda el Planeta. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como se les ha llamado, plantean acciones para asegurar la conservación de la biodiversidad y de los ecosistemas marinos y terrestres, optimizar actividades como la pesca, la agricultura o el usufructo de los bosques, y brindar soluciones a graves problemas sociales y económicos como la pobreza extrema, el hambre y la malnutrición. Más que fórmulas mágicas o novedosas, la hoja de ruta para los próximos 15 años reúne planteamientos que se vienen haciendo de tiempo atrás para detener el daño que se le está causando a la naturaleza y minimizar los efectos de los males asociados al cambio climático. Es por eso que entre los Objetivos se incluye el desarrollo de energías alternativas y renovables para reemplazar el uso de combustibles fósiles, los mayores emisores de gases de efecto invernadero, que dañan la capa de ozono y aceleran el calentamiento global. Así mismo se propende por la planeación de ciudades más verdes que garanticen una mejor calidad de vida. La propuesta le da un tratamiento especial a la relación entre salud y medio ambiente. Reconoce la importancia de la diversidad genética de las plantas en la investigación médica y farmacéutica, a la vez que alerta sobre las dolencias asociadas a la pérdida de los ecosistemas. Dos datos deberían impactar y generar conciencia: los peligros ambientales son responsables del 25% de las enfermedades detectadas en el mundo y del 35% de las que se presentan en los países en vías de desarrollo. Mientras tanto la contaminación del agua provoca la muerte de tres millones de personas cada año.Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son ambiciosos y demandan de esfuerzos y recursos económicos considerables. Pero si se aprueban y se logra el compromiso de las naciones para llevarlos a buen término en el plazo de 15 años, se habrá dado uno de los pasos más importantes para detener el daño ambiental, emprender la recuperación de lo que se ha perdido y asegurar a futuro la protección y la vida del Planeta así como de los 11.000 millones de habitantes que tendrá antes de finalizar el presente siglo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad