No más sorpresas

Abril 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Independiente de las diferencias que haya dejado el fallo de hace unos meses, lo cierto es que Colombia debe prepararse para afrontar no sólo la posible nueva demanda de Nicaragua sino también las sorpresas del Tribunal de La Haya, que hoy nos han abocado a tener que desconocer su decisión o por lo menos a exigir su rectificación o su aclaración".

Frescas aún las heridas dejadas por el fallo de la Corte Internacional de la Haya en el litigio entre Colombia y Nicaragua, el país debe estar alerta para evitar otra desagradable sorpresa. Visto el comportamiento de los Magistrados, no sería extraño que el país centroamericano acudiera a ello para lograr despojos mayores en nuestras aguas territoriales. La advertencia la hizo el brigadier general en uso de retiro Julio Londoño Paredes, especialista en asuntos referentes a las fronteras colombianas y quien durante más de una década estuvo en el equipo que defendió a Colombia en el litigio que involucró a San Andrés y Providencia, los cayos y miles de kilómetros de mar. Es decir, un profundo conocedor del asunto, quien junto a juristas calificados y funcionarios de gran dedicación tuvieron a su cargo la defensa de los intereses nacionales, siendo también sorprendido por un fallo que no tuvo en cuenta los legítimos intereses de Colombia y se ha convertido en motivo de polémica tanto interna como externa. Ahora, y de producirse una nueva reclamación de Nicaragua, el argumento será que se le amplíe en 150 millas náuticas más el espacio que les reconoció el Tribunal en la zona objeto de litigio. Lo que significaría cortar el vínculo entre el istmo de San Andrés y Providencia con el territorio nacional, limitando a 150 kilómetros el área del mar frente a Cartagena. Eso lo explicó la señora Canciller, quien a la vez que expresó su extrañeza por las declaraciones del señor Londoño, afirmó que Colombia conoce de esa posible demanda hace un tiempo largo y el Gobierno está estudiando los mecanismos de defensa para evitar otro golpe a su territorio. Independiente de las diferencias que haya dejado el fallo de hace unos meses, lo cierto es que Colombia debe prepararse para afrontar no sólo la posible nueva demanda de Nicaragua sino también las sorpresas del Tribunal de La Haya, que hoy nos han abocado a tener que desconocer su decisión o por lo menos a exigir su rectificación o su aclaración. Lo que empieza por denunciar sin demoras el pacto de Bogotá con el cual reafirmó nuestra Nación su respeto al derecho internacional, y a cambio de lo cual recibió un fallo injusto y extraño. Además de reclamar la alerta necesaria para evitar otro despojo, la posible demanda que ahora confirman el general Londoño y la ministra María Angela Holguín ofrece una oportunidad para recuperar la unidad nacional alrededor de los asuntos internacionales y la defensa de la integridad del territorio colombiano. Es el momento para dejar atrás las rencillas y las polémicas que han causado grave daño a instituciones como la Comisión de Asuntos Internacionales de la cual son miembros los expresidentes de la República, y para reconstruir el consenso que durante décadas permitió mantener una política de Estado, incluso para enfrentar la demanda de Nicaragua que culminó con la infortunada sentencia de noviembre pasado. Es pues el momento para volver a la grandeza que permite poner los intereses de la patria por encima de las confrontaciones políticas y las rencillas personales.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad