Movilidad y desarrollo

Octubre 16, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Un sistema de movilidad apropiado repercute directamente en el crecimiento económico de la sociedad, e incluso permite que los recursos estatales sean mejor destinados si se piensa en que al tener un transporte más efectivo se mejora el medio ambiente, se reduce la emisión de gases contaminantes de la cual las ciudades son causantes del 70% y la inversión en ese rubro se reduce de forma significativa".

Pensar en el estado de las poblaciones y analizar qué se puede hacer para mejorar su futuro es el objetivo de celebrar en el mes de octubre el Día Mundial del Hábitat. Este año la propuesta gira en torno a la movilidad urbana, un tema de importancia para ciudades como Cali donde se desarrolla un modelo de transporte masivo que, más allá de las imperfecciones que aún padece, le empieza a cambiar la cara al Municipio y la actitud a su gente.Como bien lo explica Joan Clos, director ejecutivo de ONU Hábitat, “la movilidad urbana se ubica en el centro del acceso equitativo al trabajo, la educación, la sanidad, el comercio y permite a las personas participar en la vida cívica”. En otras palabras significa mejorar el desarrollo social, económico e incluso ambiental de las comunidades, mientras se les brinda una mejor calidad de vida a sus habitantes.Cuando se sabe que hoy más de la mitad de las personas vive en las ciudades, y que la tendencia del desplazamiento hacia las cabeceras municipales va en crecimiento augurando que a la vuelta de 40 años el 70% de la población mundial estará asentada en ellas, se entiende el desafío que significa hacer una planeación urbana que responda a las nuevas realidades antes que a los conceptos teóricos. De igual manera, es imperioso aceptar la urgencia de tener sistemas de transporte que brinden un mayor cubrimiento, sean más ágiles y menos contaminantes y respondan a los retos que significan las ciudades y sus habitantes de hoy. Es también un hecho que cada vez más se desarrollan áreas metropolitanas, que exigen tener una conexión apropiada entre los municipios que las integren para facilitar el desplazamiento y las actividades de su gente. Un sistema de movilidad apropiado repercute directamente en el crecimiento económico de la sociedad, e incluso permite que los recursos estatales sean mejor destinados si se piensa en que al tener un transporte más efectivo se mejora el medio ambiente, se reduce la emisión de gases contaminantes de la cual las ciudades son causantes del 70% y la inversión en ese rubro se reduce de forma significativa.Y si se piensa en términos de los niños y jóvenes, el 85% de los cuales hoy viven en las ciudades, es indispensable contar con una movilidad urbana eficiente que permita su desplazamiento y aumentar así la cobertura en educación. Incluso la vida cultural y social de las poblaciones cambia y se fortalece cuando se cuenta con buenos sistemas de transporte, que respete a los usuarios, mejore su red vial y sea amable también con los peatones.De ahí el reto para las urbes, que como en el caso de Cali, con sus dos millones y medio de habitantes, reconoció hace algunos años la necesidad de construir un mejor sistema de movilidad, que se convirtiera además en el motor de impulso del desarrollo de la ciudad que había estado en el cajón del olvido durante décadas. El MÍO es hoy la mejor respuesta a esa necesidad, que si bien necesita ajustes y sobre todo del compromiso de todos, incluidos el Gobierno Municipal, los operadores, los usuarios y la ciudadanía en general, ya empezó a cambiarle la cara a Cali para bien de su gente y de su futuro.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad