Mirando al Pacífico

Mirando al Pacífico

Mayo 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Sin duda, el país ha logrado un desarrollo importante en la última década desde el momento en que adoptó la política de apertura. Pero aún sigue siendo un lastre el ignorar las posibilidades reales que le ofrece el tener más de mil kilómetros sobre el océano Pacífico".

Mientras hoy entra en vigencia el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, el país está pendiente de los resultados que arroje la visita del presidente Juan Manuel Santos al Asia. Los contactos allí realizados significan la continuidad del esfuerzo por integrar a Colombia en los mercados mundiales, y el compromiso de asimilar los cambios que se están produciendo en la economía internacional. Vista desde una perspectiva práctica, la visita a China y los documentos que allí se firmaron superan el marco de las tradicionales relaciones diplomáticas cargadas de protocolos y buenos propósitos. Ahora se empieza a hablar en firme de negocios y de posibilidades de integración económica con una región, la llamada Asia del Pacífico, donde se concentra el 60% del consumo mundial. Quedan atrás los prejuicios políticos y se entra de lleno en la necesidad de vincularse a los grandes motores del desarrollo contemporáneo. En algunos sectores se oyen ya advertencias y críticas sobre la posibilidad de lograr un tratado de libre comercio con China. Al igual que cuando hace ocho años se iniciaron las negociaciones con los Estados Unidos, ahora reaparecen argumentos como la gran asimetría que existe entre las economías de China y la nuestra, y los peligros que representa abrir las fronteras a un gigante como la segunda economía del planeta. Son alertas válidas que sin embargo no pueden constituirse en murallas proteccionistas que a la vez que defender la producción tradicional se conectan en mecanismos para impedir el uso pleno de nuestros recursos humanos, de nuestra posición estratégica y de los enormes potenciales que ofrecen el campo colombiano y los recursos naturales. Hoy, el desarrollo se construye siempre que las naciones sean competentes para integrarse a los mercados mundiales. Esa tendencia es la que debe asumir Colombia para superar el atraso y el desequilibrio que le han significado las políticas concentradas en el mercado interno. Sin duda, el país ha logrado un desarrollo importante en la última década desde el momento en que adoptó la política de apertura. Pero aún sigue siendo un lastre el ignorar las posibilidades reales que le ofrece el tener más de mil kilómetros sobre el océano Pacífico. Es en ese sentido que cobra importancia la visita del presidente Santos a China y los memorandos allí firmados, entre los cuales está el inicio de negociaciones para establecer un TLC con el gigante asiático. Con ello empieza a tener mayor relevancia nuestra región pacífica, de la cual Cali es la ciudad mejor dotada para convertirse en eje de las nuevas oportunidades que resulten de esa negociación, así como Buenaventura reafirma las ventajas comparativas que ofrece su posición geográfica. Es decir, además de hablar de negocios para todos los colombianos, nuestro Pacífico puede encontrar en los acercamientos con China la posibilidad de romper con el atraso que le ha significado el abandono del centralismo. Por eso hay que recibir con optimismo los resultados de la gira presidencial.

VER COMENTARIOS
Columnistas