Más peligro en Ucrania

Abril 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El este de Ucrania, con capital administrativa en Donetsk, es la región que concentra la industria pesada del país y en la que la mayoría de la población es ruso parlante. No es de extrañar que hoy sea el centro del conflicto, luego de la anexión de Crimea, que es el ejemplo a tener en cuenta.

En Ucrania, la toma de edificios del Gobierno y la Policía en varias ciudades del este del país por parte lo que algunos describen como activistas pro rusos plantea la posibilidad de una respuesta firme por parte de Kiev.Al mismo tiempo, en conversación con el Presidente de Estados Unidos, Vladimir Putin aseguró que Rusia no está interesada en la desmembración de Ucrania. Pero su postura, expresada en ocasiones anteriores, también es clara: Moscú quiere una República de Ucrania Federal alejada de la Otan y de la Unión Europea.El este de Ucrania, con capital administrativa en Donetsk, es la región que concentra la industria pesada del país y en la que la mayoría de la población es ruso parlante. No es de extrañar que hoy sea el centro del conflicto, luego de la anexión de Crimea, que es el ejemplo a tener en cuenta.Las principales ciudades de la región están recibiendo una ofensiva similar a la desarrollada antes de esa anexión. Sloviansk, Druzhkivka, Horlivka, Yenakievo, Kramatorsk, Artemivsk, Járkov, Makiivka, Donetsk, Khartsyzsk, Mariupol, Zaporiyia y Lugansk, reportan que hombres armados tomaron estaciones de Policía y otros edificios del Gobierno desde el 12 de abril y se han declarado a sí mismos como parte de una nueva ‘República Popular de Donetsk’. Varios analistas afirman que se trata de paramilitares rusos, tanto por su dotación como por su disciplina militar.Todo esto sucede en una zona que está erizada de Fuerzas Armadas rusas en la frontera este de Ucrania. Y aunque ha habido conatos de lucha del Ejército ucraniano y algunos choques mortales, la verdad es que los supuestos ‘secesionistas’ han actuado sin mayor resistencia.Pero algo ha comenzado a cambiar. El presidente en funciones de Ucrania, Oleksandr Turchynov, le informó al Parlamento que comenzó un operativo para desalojar a combatientes pro rusos que ocupan edificios de gobierno en el este del país. La llamada ‘operación antiterrorista’ comenzó en “el norte de la región de Donetsk”, según dijo, y se está llevando a cabo “paso a paso, de forma responsable”. Turchynov aseguró que, en una de las primeras ofensivas, las fuerzas ucranianas retomaron el control de un aeródromo militar en Kramatorsk, después de luchar contra separatistas pro rusos.Mientras tanto, el Ministro de Relaciones Exteriores ruso advierte a Kiev contra el peligro del uso de la fuerza, en una velada amenaza de intervención. Y Occidente, como se demostró en la crisis de Crimea, hace declaraciones altisonantes pero no se compromete a ninguna acción concreta. Es lamentable la posición de Barack Obama, que amenaza con sanciones a Rusia pero asegura que esta crisis “se puede resolver por vía diplomática”. No pasó en Crimea, ¿por qué habrá de pasar ahora, si los rusos tienen todo a su favor?Las conversaciones que tendrán lugar esta semana en Ginebra, con participación de Estados Unidos, Rusia, Ucrania y la Unión Europea, a las que Rusia llega fortalecida y más cercana a su meta de una Ucrania Federal, serán la última oportunidad de la diplomacia.Luego, solo el lenguaje de la fuerza podrá detener la expansión rusa.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad