Los riesgos de la economía

Los riesgos de la economía

Febrero 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"El 2014 se muestra ya diferente en el plano internacional. Tanto las cifras de crecimiento en los Estados Unidos, superiores al 3,5%, como la decisión de su Reserva Federal de empezar a desmontar sus estímulos, están generando cambios drásticos. Muchos son los capitales golondrinas que abandonan las economías emergentes, lo que en nuestro caso ha ocasionado bajas sustanciales en el precio de las acciones a la par con el incremento de la devaluación del peso con respecto al dólar".

Buenas noticias sobre su desempeño en el 2013 y expectativas en el 2014 que reclaman monitoreo permanente para evitar sorpresas desagradables, parece ser el ambiente en el que se mueve la economía colombiana.Conocidas las cifras sobre el desempleo, y sin intenciones distintas a registrar el hecho, está claro ya que el país ha tenido una dinámica que le permite recuperar su economía de manera segura. Hay allí una combinación de actuaciones del Gobierno y del sector privado que merecen ser resaltadas. Llegar al 8,4% en el desempleo es sin duda una noticia buena, aunque el 16,5% de Quibdó, el 13,8% de Armenia y las de Buenaventura o Tumaco que superan el 50% de su fuerza laboral, indican que existe un desequilibrio que afecta a la región colombiana y genera desplazamientos que impactan a ciudades como Cali, donde el desempleo se situó en el 11,6% al finalizar el año. También es importante destacar que en el tercer trimestre del 2013 se haya llegado a un crecimiento en el Producto Interno Bruto nacional del 5,1%, así el acumulado del año hasta ese momento esté en el 3,9% y la inversión extranjera directa haya llegado a los US$16.822 millones. Lo que indica que nuestro país sigue siendo atractivo aún a pesar de la caída en los precios internacionales de la minería y las materias primas que se registró el año pasado. De llegarse al 4,5% que se espera en el consolidado del año anterior, se puede decir que fue un buen desempeño, en medio de los nubarrones que amenazan a la economía mundial. El 2014 se muestra ya diferente en el plano internacional. Tanto las cifras de crecimiento en los Estados Unidos, superiores al 3,5%, como la decisión de su Reserva Federal de empezar a desmontar sus estímulos, están generando cambios drásticos. Muchos son los capitales golondrinas que abandonan las economías emergentes, lo que en nuestro caso ha ocasionado bajas sustanciales en el precio de las acciones a la par con el incremento de la devaluación del peso con respecto al dólar. Y muchos son los pequeños y medianos inversionistas nacionales que están siendo golpeados con dureza por el abrupto viraje del mercado de valores.Lo bueno es que, combinada con la estabilidad en la inflación que sólo se incrementó en el 1,8%, esa depreciación de la moneda significará un alivio para los productores colombianos. Hay que mencionar en especial al café, que ha pasado las peores épocas, al punto en que el Gobierno ha debido establecer un subsidio en efectivo de proporciones.Pero no se puede estar tranquilo cuando esas variaciones empiezan a generar un incremento en el llamado riesgo país que incide en el costo de los créditos y en la confianza sobre Colombia. Y menos, cuando la crisis de credibilidad que están atravesando muchas de las instituciones, combinada con la campaña para renovar el Presidente y el Congreso de la República, hace que la economía pase a un segundo plano o se utilice como bandera política. Ante ello, lo deseable es que se logre un acuerdo para blindar la economía hasta donde sea posible de las turbulencias que genera una campaña llena de descalificaciones y vacía de propuestas.

VER COMENTARIOS
Columnistas