Los Nule en Colombia

Los Nule en Colombia

Abril 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"La Fiscalía debe saber que la Nación entera está pendiente de lo que ocurra con los señores Nule. Y que no aceptará las maniobras con las cuales pretenden evadir su responsabilidad y el castigo que merecen".

Con la llegada de los primos Nule a Bogotá y su presentanción ante la Fiscalía General de la Nación debe empezar el proceso que desnude el entramado de corrupción que hizo posible uno de los fraudes más grandes en Colombia. Además de darles el castigo que merecen sus fechorías, es deber de la Justicia encontrar la verdad sobre los hechos, los personajes y los funcionarios que hicieron posible la defraudación del Estado.No hace mucho tiempo, Guido, Miguel y Manuel Nule eran reconocidos por muchos medios de comunicación como ejemplo de emprendimiento y de éxito empresarial. Y tenían las puertas abiertas para contratar en las más variadas actividades: desde obras públicas como la doble calzada Bogotá - Girardot, hasta la generación de energía, la administración de acueductos; ya fuera en obras de importancia como la Calle 26 en Bogotá o pequeños contratos en municipios como Palmira en el Valle, registraban la presencia de esa especie de rey midas en que se convirtió su ‘grupo empresarial’.Pero la verdad empezó a emerger desde el momento en que la Dirección Nacional de Estupefaciente les hizo un préstamo millonario para financiar las obras que el Gobierno les había adjudicado. Sin embargo, nadie desde las oficinas públicas quiso tomar nota y actuar para impedir que creciera la bola de nieve en que, se comprobó después, se había convertido el engendro de empresas y negocios que se cruzaban para hacer uso de los anticipos que en forma generosa le entregaban las administraciones públicas que tenían el dudoso honor de negociar y contratar con ellos.Ahora, el país empieza a conocer la realidad. Al igual que muchos de sus colegas, los primos Nule fueron beneficiados por el afán de construir infraestructura en Colombia. Ya sabe de sus maniobras con los dineros públicos, del carrusel de corrupción y coimas que movían y del derroche de los recursos que les entregaban a manera de anticipo para que cumplieran los compromisos. De contera, también se ha conocido la forma en que negociaron concesiones como la vía Bogotá - Girardot, y negocios oscuros como sus intereses en las Empresas de Energía del Tolima y de Pereira. Y las cosas se supieron hace mucho tiempo, en tanto que el entonces Fiscal encargado los buscaba en el exterior, sin atreverse a exigir su presencia en nuestro país. El último antecedente fue el espectáculo bochornoso transmitido en vivo y en directo y protagonizado por esos personajes en el consulado en Miami, donde se presentaron como víctimas de un complot, se declararon pobres y reclamaron consideraciones. Ahora llegan a Colombia proclamando su compromiso de decir la verdad a cambio de que se les reconozca su colaboración. La Fiscalía debe saber que la Nación entera está pendiente de lo que ocurra con los señores Nule. Y que no aceptará las maniobras con las cuales pretenden evadir su responsabilidad y el castigo que merecen. Ellos están obligados a contar la verdad, a denunciar a sus cómplices y a los funcionarios venales que en todo el país permitieron el descarado desfalco de los recursos público. Ese debe ser el primer paso para terminar con la corrupción que carcome al Estado.

VER COMENTARIOS
Columnistas