Lo que produce el consenso

Diciembre 19, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Producto de los acuerdos alrededor de la Unidad Nacional propuesta por el presidente Juan Manuel Santos, terminó en el Congreso de la República una fecunda legislatura".

Producto de los acuerdos alrededor de la Unidad Nacional propuesta por el presidente Juan Manuel Santos, terminó en el Congreso de la República una fecunda legislatura. Y si bien quedan proyectos pendientes para el 2011, puede decirse que el Gobierno ha conseguido las herramientas para desarrollar su labor en los próximos años. El Legislativo definió asuntos tan cruciales para la sociedad como la reforma propuesta para rescatar el sistema de salud de la crisis que padece, o la ley de primer empleo que pretende dar oportunidades formales de trabajo a las nuevas generaciones. O tan importantes para las finanzas públicas como la reforma tributaria que debe generarle $6 billones anuales al Estado, además de ordenar el desmonte gradual del impuesto del cuatro por mil y decidir medidas para intervenir las tarifas de los servicios bancarios. Y también se sacó adelante, en tiempo récord, la ley que brinda soluciones para los más de 30.000 paramilitares y guerrilleros que se han desmovilizado, cuya situación quedó en entredicho por un fallo de la Corte Constitucional. De igual manera se logró eliminar el beneficio económico que reciben quienes promuevan acciones populares, una inaceptable forma de enriquecimiento con el interés público. Para la próxima legislatura quedaron en trámite decisiones de gran importancia como la ley de víctimas y de tierras, el estatuto anticorrupción que en algún momento pareció naufragar, la ley de delitos menores y aquella que obligará a los equipos de fútbol profesional a transformarse en sociedades anónimas y permitir un control más efectivo a su operación. Y después de haber agotado los cuatro debates que pueden realizarse en una legislatura, quedará la continuación de los trámites que necesitan los actos reformatorios de la Constitución, tales como la reforma política, la ley de sostenibilidad fiscal y la de regalías o la eliminación de la Comisión Nacional de Televisión.Ha sido pues una legislatura fecunda, lo que explica las felicitaciones expresadas entre congresistas y gobernantes por el trabajo realizado. Y empieza a convertir en realidad lo que el presidente Santos anunció en su discurso de posesión: que su gobierno estaría basado en la construcción de un consenso sobre los temas nacionales a través de la Unión Nacional con la cual convocó a todos los partidos. Y que atrás deben quedar los intentos por imponer la polarización y el disenso, lo que no significa que se deba silenciar la oposición o la crítica, naturales y necesarios para la democracia.Con esas herramientas en la mano, al Gobierno Nacional le queda la tarea de concretar sus propuestas. Y sin olvidar que aún quedan temas como la Reforma a la Justicia que esperan los colombianos, debe concentrarse en resolver la crisis que deja el desastre invernal en toda Colombia y enfrentar los desafíos sociales y económicos que plantea. Es de esperar que ese empeño por construir un consenso alrededor de lo fundamental sea útil para encontrar las salidas. Con lo cual se derrotará también la vieja escuela de cambiar votos y respaldos por cuotas burocráticas y tajadas presupuestales.

VER COMENTARIOS
Columnistas