Legislatura crucial

Legislatura crucial

Julio 19, 2017 - 11:55 p.m. Por:
Elpais.com.co

Como es tradicional en Colombia, el Congreso de la República inicia hoy un nuevo período de sesiones que se extenderá hasta mediados de diciembre. Aunque todas las legislaturas son importantes por la trascendencia que tienen las leyes en la vida nacional, la presente será una etapa con características especiales.

Recordemos que el país está en medio de un proceso de paz, en el cual el Gobierno Nacional adquirió compromisos como representante del Estado. Es decir, que si bien se logró un acuerdo con las Farc, ahora se deben tomar decisiones, producir reformas y transformaciones y, en general, dar los pasos necesarios para cumplir el propósito de darle vida a esos acuerdos.

En consecuencia, al Congreso en particular le corresponde estudiar las iniciativas que le presente el Gobierno al respecto. Para ello fue creada una opción temporal y extraordinaria, la vía rápida o Fast Track, con la cual se pretende acelerar los procedimientos para emitir las leyes y Actos Legislativos que se requieran, de acuerdo con los criterios del Ejecutivo. Es necesario agregar que al revisar esa reforma, la Corte Constitucional le devolvió al Legislativo la facultad de deliberar y hacer los cambios que sus integrantes consideren necesarios y oportunos.

Lo anterior es necesario recordarlo por cuanto la legislación sobre el asunto es quizás la labor principal de la legislatura que se inicia. En este periodo deberán decidirse cosas tan importantes como la reglamentación de la Justicia Especial para la Paz, la cual constituye la esencia del acuerdo firmado en el Teatro Colón y ratificado por las mayorías en el Congreso. Es la gran preocupación de las Farc y el Gobierno, pero también lo es para los colombianos que aguardan con gran expectativa su desarrollo y esperan que no lleve a una impunidad total, así se haya aceptado la Justicia Transicional como vehículo para terminar el conflicto.

Dicho lo anterior, también hay que referirse a las circunstancias que se presentan en la política nacional. Está en primer lugar el hecho de que estamos en la antesala de unas elecciones que renovarán el Congreso y escogerán el nuevo presidente de la República, lo cual cambia las prioridades de los partidos y de sus congresistas. De ahí las dudas que surgen sobre la vigencia de las mayorías que se requieren para aprobar las propuestas del Gobierno, y la incidencia que tendrán en el futuro de los acuerdos.

Pero también se debe hacer referencia a la obligación de seguir actuando en los asuntos normales del acontecer nacional. Es decir, el ejercicio del control político y la atención al reclamo que hace la Nación para tomar medidas contra la corrupción, a favor de la transparencia en el manejo de los asuntos públicos y para evitar que se produzca la inestabilidad institucional que incida en los preocupantes momentos que vive la economía.

Como puede deducirse, son muchos y muy importantes los temas que el Congreso deberá asumir y tramitar en esta legislatura. Ojalá, los intereses electorales no se atraviesen a la necesidad de tomar decisiones y expedir las normas que necesita Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas