Latinoamérica y el Planeta

Latinoamérica y el Planeta

Marzo 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La reunión de Ministros del Medio Ambiente de 31 países de la región que se celebró en México, tuvo como objetivo unir fuerzas para que antes de finalizar el año se tenga una propuesta que permita destrabar el Protocolo de Kyoto. Este pacto deberá discutirse de nuevo en el 2015, y de no alcanzarse un consenso el mundo se quedará sin la que es considerada la herramienta clave para evitar que la emisión de gases contaminantes siga afectando el medio ambiente, acabando con la capa de ozono y acelerando el calentamiento.

El mundo ha actuado con desidia para evitar el deterioro de su medio ambiente y no ha logrado un consenso sobre las acciones que deben emprenderse para detener el calentamiento global. Ante la tozudez de las naciones que más contaminan de aceptar un protocolo para reducir la emisión de gases, América Latina debe asumir el liderazgo para preservar al Planeta.La reunión de Ministros del Medio Ambiente de 31 países de la región que se celebró en México, tuvo como objetivo unir fuerzas para que antes de finalizar el año se tenga una propuesta que permita destrabar el Protocolo de Kyoto. Este pacto deberá discutirse de nuevo en el 2015, y de no alcanzarse un consenso el mundo se quedará sin la que es considerada la herramienta clave para evitar que la emisión de gases contaminantes siga afectando el medio ambiente, acabando con la capa de ozono y acelerando el calentamiento.América Latina y el Caribe, el continente que menos aporta al deterioro de La Tierra, debe asumir esa responsabilidad en aras de salvar sus riquezas naturales, el mayor tesoro ecológico y ambiental del mundo. También porque es una de las regiones que más siente los efectos de los cambios en las temperaturas, está expuesta a los desastres naturales que se relacionan con el calentamiento de la tierra y por ello sus economías se ven afectadas.Según la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, el incremento del nivel del mar en el continente, el deterioro de la pesca y el impacto en el turismo llevará a que en 35 años se pierda entre un 5% y un 30% del Producto Interno Bruto de América Latina. Así mismo los costos del suministro del agua potable aumentarán un 30% en ciudades como Quito, Bogotá, Lima y La Paz; la propagación de enfermedades tropicales subirá los costos de la salud pública y buena parte de los presupuestos públicos deberá destinarse a atender las catástrofes provocadas por los huracanes, las inundaciones y las sequías.Las naciones latinoamericanas tienen hasta la primera semana de diciembre, cuando se reúna en Lima, Perú, la XX Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático y la X Conferencia de las Partes del Protocolo de Kyoto, para redactar un documento que acepten todos los países, en especial aquellos que se califican como desarrollados, que se han opuesto a ratificar el acuerdo global. De allí deberá salir una hoja de ruta que jurídicamente vincule a todos los Estados a adoptar las acciones para detener el cambio climático. La duda está en cómo convencer a Estados Unidos, China, Rusia, Japón, Canadá y Nueva Zelanda de ratificar el Protocolo de Kyoto. A diferencia de los 166 países que ya lo aprobaron, estas naciones han antepuesto sus intereses y los de sus industrias a la urgencia de salvar al mundo. Hasta ahora no hay camino diferente al que planteó Christina Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, en la reunión de Ministros: “Sólo puede haber un plan porque sólo tenemos un Planeta. No tenemos ninguna otra opción más que sacar el acuerdo global”.

VER COMENTARIOS
Columnistas