Las ventajas del conocimiento

Mayo 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"La información publicada sobre el estado de la vegetación mundial, debería ser la base para saber cómo actuar y qué hacer para romper esas cadenas que hoy tienen en riesgo de desaparición al 21% de las especies de plantas del mundo".

El desconocimiento es el peor enemigo de la conservación ambiental del Planeta. El no saber qué recursos naturales se tienen, dónde están o cuál es su estado es el comienzo de su extinción, más en un mundo enfrentado a cambios extremos que lo hacen marchitar lentamente.En medio del interés que desde hace algunos años despiertan los asuntos del medio ambiente, apenas ahora se realiza un censo mundial de plantas y se conoce en qué condiciones están ubicadas. La recopilación de la investigación adelantada por el Centro Botánico Real de Kew, en Londres, permitió saber que hoy existen 391.000 especies, a las que cada año se suman 2.000 nuevas que se encuentran, en especial, en las zonas tropicales. La noticia negativa es que una de cada cinco está en riesgo de extinción, con el consecuente desequilibrio que ello acarrea.Como sucede con la mayor parte de los recursos naturales, la probable desaparición de 81.000 clases de plantas está relacionada con las acciones humanas. La pérdida se debe principalmente a que son arrasadas para ampliar las zonas agrícolas y ganaderas o facilitar las invasiones, a los efectos que tiene el cambio climático sobre los ecosistemas, al uso sin control de insecticidas químicos, así como a la aparición de plagas y enfermedades. Sin embargo, como sucede con la mayor parte de la riqueza natural que se extingue en la Tierra, su peor enemigo es la indiferencia.Si la humanidad tuviera conciencia del significado que tienen las plantas para sus vidas, el destino de éstas podría ser diferente. Pocos saben que en la fabricación de medicinas se utilizan 17.810 especies de plantas, otras 11.365 abastecen a la industria de textiles, 8.140 tienen usos ambientales o 5.538 son la materia prima para la producción de alimentos. La lista es aún más extensa y gracias a la investigación científica se amplía el espectro.A ello se suma el efecto que tiene su pérdida para el medio ambiente del Planeta. La vegetación tiene unas funciones específicas que son ampliamente conocidas como la de absorber y limpiar las emisiones de carbono y otros gases contaminantes, ayudar en la generación y conservación de fuentes de agua o ayudar en el equilibrio de la naturaleza. De ahí el riesgo que conlleva su destrucción y los efectos que tendrá en la vida de los seres humanos.La información publicada sobre el estado de la vegetación mundial, debería ser la base para saber cómo actuar y qué hacer para romper esas cadenas que hoy tienen en riesgo de desaparición al 21% de las especies de plantas del mundo. Por mucho que avancen la tecnología y la ciencia, los beneficios que brindan los recursos naturales para la vida de la Tierra y de quienes la habitan no podrán ser reemplazados o reinventados. Salvarlos de la depredación o de la extinción debe ser la prioridad. Ya se ha dado el primer paso al tener un conocimiento más certero de la riqueza vegetal que aún tiene el Planeta. Ahora hay que hacer conciencia sobre ello y comprender que la responsabilidad de su conservación recae sobre toda la población mundial.

VER COMENTARIOS
Columnistas