Las tristezas del Valle

Las tristezas del Valle

Abril 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"La rueda de prensa ofrecida el pasado lunes por el Gobernador revive en la comarca las preocupaciones sobre lo que ha sucedido en la institución hoy a su cargo con el manejo de los recursos públicos. Según el doctor Ubeimar Delgado, las malas liquidaciones, las deficiencias en la gestión para el cobro de impuestos no pagados y una enorme falta de información y controles ocasionaron la pérdida de más de $100.000 millones en administraciones anteriores al 2011".

De nuevo, las pérdidas económicas causadas por el desgreño en su administración hacen del departamento del Valle el epicentro de las inquietudes en la región. Razón de más para reclamar que se tomen las medidas necesarias para impedir que los recursos públicos que deben ser usados para atender a toda la comunidad vallecaucana se queden en los bolsillos de unos pocos. La rueda de prensa ofrecida el pasado lunes por el Gobernador revive en la comarca las preocupaciones sobre lo que ha sucedido en la institución hoy a su cargo con el manejo de los recursos públicos. Según el doctor Ubeimar Delgado, las malas liquidaciones, las deficiencias en la gestión para el cobro de impuestos no pagados y una enorme falta de información y controles ocasionaron la pérdida de más de $100.000 millones en administraciones anteriores al 2011.Sin embargo, los hechos tienen un antecedente en las advertencias que hizo la Contraloría Departamental en el 2012. Con los datos conocidos se puede saber que, por ejemplo el impuesto automotor se evadía mediante la alteración de los modelos y cilindradas de los automotores, con lo cual se produjeron desfalcos en cifras aún desconocidas. Así mismo se supo que el Valle perdió $50.000 millones del impuesto de registro, puesto que nunca se dejaron los documentos o contratos en los cuales constaba el precio de los bienes inmuebles. Y por culpa de la incapacidad para hacer efectivos los cobros, el Departamento dejó prescribir una suma cercana a los $40.000 millones de contribuyentes morosos. Y como sucedió con el escándalo de las pensiones mal liquidadas o decretadas en forma ilegal que se produjo hace una década, o de los intentos por imponer unas vigencias futuras ruinosas durante la administración de Juan Carlos Abadía, ahora se habla de mafias dedicadas a desfalcar al Valle. El temor es que de nuevo las denuncias queden en el papel, mientras el Departamento reacciona de manera lenta contra esas mafias que denuncia el Gobernador. Y que continúe con la debilidad institucional que lo ha hecho presa fácil del clientelismo dedicado a la corrupción, o de la mala administración de los bienes y servicios a su cargo.Todo ello ha sido posible porque el Valle no tiene un sistema de información confiable, y el manejo de sus empresas e ingresos están expuestos a la rapiña y al desgobierno. Es como si se hubiera renunciado a establecer los controles que sean necesarios para evitar que los recursos públicos se pierdan en las malas gestiones o se desvíen de su destino, sin que se pueda evitar, mientras que en el debate público en la Asamblea sólo sean de interés las cuotas de poder y no el control político que garantiza el cuidado de los intereses comunes a todos los vallecaucanos. Eso tiene que cambiar si se quiere que el Departamento vuelva a ser el líder de antes y la institución que representa a nuestra región. Para ello es necesario aprender la lección que dejan los años en que la politiquería desplazó al buen gobierno y la corrupción se tomó la administración pública, arropados por la impunidad y la indiferencia.

VER COMENTARIOS
Columnistas