Las nuevas relaciones

Las nuevas relaciones

Octubre 26, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Es momento para recordar que como el mayor consumidor, los Estados Unidos..."

Precedidos de anuncios sobre un nuevo enfoque de las relaciones bilaterales, se reunieron en Bogotá el presidente Juan Manuel Santos y James Steinberg, subsecretario de Estado de los Estados Unidos. Una buena oportunidad para revisar la agenda común y para acordar nuevas formas de cooperación que, sin embargo, no puede dejar atrás los elementos que hasta ahora parecen vitales para ambas naciones.Sin duda, es de gran importancia hablar de profundizar las relaciones y ampliarlas hacia campos como la integración energética, el medio ambiente, ciencia, tecnología, educación y derechos humanos, citados por el señor Steinberg en su reunión de ayer con el presidente Santos. Y coincide con el interés del recién posesionado gobierno de nuestro país de refrescar la agenda internacional, ampliándola hacia asuntos que antes no parecían de importancia, ante la urgencia de concentrar el esfuerzo en la lucha contra el narcotráfico y la violencia.Pero tal interés no debe significar el abandono de asuntos que siguen siendo cruciales para Colombia. Es el caso del Tratado de Libre Comercio que supone el esfuerzo más profundo en materia de integración. Ahora mismo, su aprobación duerme en alguna oficina del Congreso de los Estados Unidos, donde el Partido Demócrata del presidente Barack Obama lo confinó, esgrimiendo argumentos como el respeto a los derechos humanos de los sindicalistas en Colombia para cubrir que son los compromisos políticos de carácter interno los verdaderos causantes de tal congelamiento.Y está también la cooperación en la lucha contra las drogas ilícitas. Es momento para recordar que como el mayor consumidor, los Estados Unidos han generado la demanda y el consecuente alud de dineros que financian gran parte del crimen que azota a América. En el caso de Colombia, ha alimentado toda suerte de grupos terroristas y de violencia que tuvieron al borde del desastre nuestras instituciones. Por eso, reconociendo la voluntad de las autoridades estadounidenses y la importancia de su aporte, es necesario repetir que deberá tomarse siempre como una corresponsabilidad obligada antes que como una donación graciosa.El asunto cobra importancia en momentos en que California se apresta a votar “el acto para regular, controlar y cobrar impuestos a la cannabis”, es decir legalizar la producción, expendio y consumo de marihuana. El señor Steinberg aseguró que su gobierno es contrario a tal medida y que aplicará las leyes federales para impedir su vigencia en caso de que sea aprobada. Pero, como lo afirmó el presidente Santos, ello implica un cambio radical en la política del mundo. Cabe preguntar hasta dónde ese cambio pueda ser dejado al arbitrio de un estado de los Estados Unidos.Por lo demás, hay que reafirmar la bienvenida a Colombia de la delegación estadounidense, de la que también forma parte el secretario adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela. Estados Unidos ha sido un amigo de nuestro país y todo lo que sea útil para estrechar los lazos y beneficiar a ambas naciones, incluso la posibilidad de convertirse en socios, será siempre de buen recibo.

VER COMENTARIOS
Columnistas