Las finanzas del Valle

Julio 22, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La realidad financiera del Valle es confusa.

A la Asamblea del Valle ha llegado un proyecto de ordenanza para autorizar la venta de algunos bienes inmuebles, cuyo producido se destinará al pago de acreencias, casi todas pensionales. Sin saberse aún cuáles bienes serán vendidos y cuál es su valor, y reconociendo que es sano salir de unos activos improductivos y costosos, hay que preguntar por qué no se le informa a los vallecaucanos con claridad sobre el verdadero estado de las finanzas del Departamento.La inquietud surge de contrastar los argumentos que respaldan esta solicitud con la boyante situación que se presentó hace poco para endeudar al Valle por $650.000 millones, a través de las polémicas vigencias futuras. Según lo que ahora se conoce, el ente territorial adeuda más de $86.000 millones por causa de tutelas falladas a favor de los pensionados, además de los aportes pendientes al Fondo de Pensiones Territoriales y del reajuste ordenado por la ley. Son cifras que, además, debieron ser incluidas en los convenios de desempeño que han sido firmados con los acreedores bancarios, a los cuales, valga la oportunidad recordarlo, la actual Administración les ha solicitado prórrogas y modificaciones.Entonces, ¿cuál es la verdadera situación de las finanzas del Departamento? Y, ¿cómo ayudará esa venta a resolver la crisis estructural de esas finanzas? Hace unos meses, y con motivo del debate a las vigencias futuras, la Contraloría Departamental advirtió a la Asamblea sobre los problemas que presentaba el marco fiscal de mediano plazo, anotando también el abultado y creciente déficit que presentaba el Valle, producto de la caída de los ingresos en sus principales rentas. Ahora, esta solicitud para vender bienes destapa otra crisis. Y ni qué decir de lo que pasa en entidades como la ERT, cuya delicada situación ha llevado a proponer la venta de las acciones que posee en Comcel a la CVC, entidad ambiental que no debe invertir en comunicaciones.Como puede observarse, la realidad financiera del Valle es confusa y debe ser explicada. Y nada positivo aporta a la buena marcha de la entidad que se aprueben autorizaciones para vender activos si el Gobierno Departamental no explica con profundidad y transparencia hacia dónde se dirigen sus propuestas. Más aún cuando la Secretaría de Hacienda está acéfala y las entidades financieras no parecen inclinadas a prestar la plata que demandarán los contratos ya firmados para ejecutar el tumultuoso listado de obras que constituye el programa de las vigencias futuras.Ese debería ser el requisito básico para empezar a estudiar la autorización solicitada por el gobernador Juan Carlos Abadía. Sin duda, el Departamento es propietario de muchos bienes que no aportan a la buena marcha de los servicios a su cargo, constituyéndose en un lastre, mientras se conocen denuncias sobre particulares que se aprovechan de ellos. Pero, antes de autorizar la disposición de esos inmuebles, es necesario que los diputados y el resto de los vallecaucanos sepan cuál es la situación financiera de la entidad sobre la cual deben ejercer el control político.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad