Las dudas de España

Marzo 04, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"España vive una calma tensa en medio de las dificultades por las que atraviesa la mayoría de los ciudadanos. Algunos analistas mencionan la existencia de un sentimiento de culpa debido a que respaldaron decisiones económicas que conducían al despilfarro y a la ruina. Después del gasto irreflexivo queda cierta sensación de responsabilidad en quien consintió todo y no tuvo voluntad para protestar".

Si bien el gobierno alcanzó cifras significativas en la reducción del déficit fiscal que aquejaba a España, aún persisten dudas sobre el efecto de sus decisiones en la reanimación de la economía durante los próximos años. En términos comparativos, el esfuerzo de consolidación fiscal hecho por España es el mayor de los países avanzados, con 3 puntos porcentuales del PIB, por encima de Italia, Grecia, e Irlanda.Pero el desempleo ya alcanzó la impensable cifra del 26% y las protestas sociales se hacen sentir. El columnista argentino Marcelo Cantelmi habla de “el remedio que no cura y que agrava. Se aumentará sensiblemente el IVA, caerá la ayuda a la vivienda y al desempleo y se podará más el plantel de empleados públicos. ¿Cuál es el sentido de este daño?”.Pese a las dificultades y exceptuando los intentos independentistas de Cataluña, España vive una calma tensa en medio de las dificultades por las que atraviesa la mayoría de los ciudadanos. Algunos analistas mencionan la existencia de un sentimiento de culpa debido a que respaldaron decisiones económicas que conducían al despilfarro y a la ruina. Después del gasto irreflexivo queda cierta sensación de responsabilidad en quien consintió todo y no tuvo voluntad para protestar.Pero el pueblo español, que parece capaz de soportar con resignación el desempleo y la merma de salarios, amén de otras prestaciones sociales, con tal de que el país se enrute de nuevo por la senda del crecimiento, no parece dispuesto a tolerar que la alta dirigencia del país incurra en hechos de corrupción que se han puesto en evidencia por estos días.De allí que el pasado 23 de febrero miles de personas participaron en manifestaciones organizadas en toda España para protestar contra los recortes y los crecientes escándalos de corrupción política en medio de la grave crisis económica vivida en el país.Las manifestaciones convocadas por la plataforma ‘Marea Ciudadana’ en un total de 80 ciudades españolas coincidieron simbólicamente con el aniversario del golpe de Estado fallido del 23 de febrero de 1981, y por ello es que uno de los principales lemas de la jornada fue “No al golpe de Estado financiero”. Los manifestantes portaban pancartas en las que se podía leer lemas como ‘La sanidad no se vende, se defiende’, ‘No falta dinero, sobran ladrones’, ‘Bancos usureros’.Además, como lo demuestra el caso de Alfredo Sáenz, director ejecutivo del Banco Santander, tanto los socialistas como los directivos del PP han actuado de la misma manera frente a la corrupción ocurrida en la banca española. Zapatero indultó a Sáenz quien había sido condenado por la Justicia y el gobierno actual ha preparado en Decreto Real para mantener libre a Sáenz de toda culpabilidad.Este tema, tan sensible para la opinión española, que ve en los directivos del sector financiero a los principales culpables de la crisis actual, echa fuego a la hoguera del descontento. Así, la protesta es cívica, antipolítica y se dirige contra los dos grandes partidos españoles, mientras el gobierno pierde buena parte de la confianza ciudadana, vital para superar la crisis.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad