Las dificultades del MÍO

Diciembre 07, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

" La falta de decisión en la reestructuración de las rutas del sistema tradicional está afectando en forma grave la sstenibilidad del MÍO..."

Las declaraciones del Viceministro de Transporte, publicadas en nuestra edición de ayer, son una advertencia sobre la situación del Sistema de Transporte Masivo de Cali. Y demandan respuestas de la Administración Municipal, y de Metrocali, para evitarle a la ciudad problemas muy serios si por desventura el MÍO llega a tener un tropiezo que detenga su funcionamiento.Según el Viceministro, la falta de decisión en la reestructuración de las rutas del sistema tradicional está afectando en forma grave la sostenibilidad del MÍO. El no haber aplicado con tiempo el plan de retiro forzoso de los buses y busetas, muchos de los cuales pertenecen a los operadores del Sistema, hace que hoy sólo transporte 280.000 pasajeros por día, cuando debería estar en por lo menos 400.000. Así se explica que Unimetro, el operador más pequeño, alegue la falta de recursos para no cumplirles a sus conductores en el pago de sus salarios y primas. Pero ese es sólo un asomo de las dificultades. En octubre de 2007 Metrocali celebró un contrato para construir la estación terminal del barrio Calima, cuyo costo es de $45.000 millones y debió ser entregada el pasado febrero. Hoy, la obra no se ha iniciado a pesar de que al contratista ya se le entregó como anticipo el 50% del contrato. Y qué decir de los patios que deberán construirse en el sur de la ciudad, con lo cual debería completarse el diseño del Sistema.El problema adquiere mayores dimensiones con la interinidad que existe tanto en la presidencia de Metrocali como en la Secretaría de Tránsito y Transportes. En el primer caso, y debido a una providencia de la Procuraduría del pasado mes de agosto, el titular fue suspendido de su cargo, y todo indica que tal suspensión puede prolongarse, con las consecuencias que ello produce en la dirección del proyecto más importante para el futuro de Cali. En cuanto al Tránsito, es innegable el efecto que tiene la interinidad que ya completa dos meses en una dependencia que debe sancionar la reticencia de los transportadores a cancelar las rutas que compiten con el MÍO en forma desleal.A esas circunstancias debe sumarse el retardo que se presentó en el arranque del sistema. Como consecuencia, los operadores tienen problemas en sus ingresos, que Metrocali y el Municipio deben estar dispuestos a superar. Ante los perjuicios que se causaron a los usuarios, es reprochable la mora en el pago de salarios a los conductores de Unimetro y el paro que éstos últimos realizaron para exigir cumplimiento. Pero también es un síntoma de lo que puede sucederle al MÍO si no se resuelven los problemas que lo afectan.El viceministro Felipe Targa también insinuó la posibilidad de que la Nación suspenda los aportes que le corresponden, ante las dificultades que presenta la administración del sistema. Una amenaza extrema que no puede concretarse ya que el Gobierno Nacional es el accionista principal de Metrocali y debe procurar su avance. Pero sí es un campanazo de alerta para que el Alcalde de Cali tome las decisiones que se necesitan para sacar al MÍO de las dificultades que padece.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad