Las cuentas claras

Febrero 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Es sabido que los excedentes no podrán ser cobrados a los contribuyentes, que las megaobras deberán ser realizadas en su totalidad y deberán ser cubiertas por el Municipio con sus propios recursos, lo que da tranquilidad a la ciudadanía.

Sorpresiva aunque esperable, es la noticia sobre el desfase que presentan los ingresos de las llamadas megaobras frente a las obligaciones que debe pagar el Municipio por ese concepto. Es el momento para que la Administración Municipal explique con detalle la verdadera situación financiera del programa y la forma en que serán ejecutadas las 21 obras que los caleños están pagando a través de la valorización. Según el Secretario de Infraestructura y Valorización, Cali tiene una deuda de $74.000 millones con los consorcios que realizan la primera etapa del proyecto, lo que llevaría a tener que reestructurar la forma de pago, o a conseguir créditos para cubrir la obligación. Y una de las causas de ese atraso parece ser la demora de muchos propietarios de predios en pagar sus contribuciones, mora que asciende a los $141.000 millones. ¿Qué ha pasado entonces para que se presente ese debido cobrar, teniendo en cuenta que los contribuyentes están cancelando el aporte correspondiente a la totalidad de las obras aprobadas?Esa es la primera inquietud. Sin duda, en algunos sectores se ha presentado la reticencia a pagar la valorización, pensando en que esa obligación puede ser derogada por alguna declaración judicial, lo que hasta el momento no ha ocurrido. Y tiene elementos a clarificar como las quejas sobre deficientes sistemas de notificación, lo que ha implicado que son muchos los propietarios de inmuebles que aún no conocen el valor de la contribución que deben pagar. Siendo necesario ratificar a todos los contribuyentes que deben pagar para poder hacer las obras que necesita Cali, también es urgente mejorar la comunicación con ellos, y cerrar la puerta a las demoras.Igual de importante es aclarar cuál es el costo de las obras que quedan pendientes, cómo será su financiación y cuál será el cronograma. Hoy puede decirse que existe un desfase entre la propuesta que dio origen a las megaobras y convenció a los caleños sobre la importancia de aportar para lograr su ejecución. Por eso, a la ciudad hay que explicarle con exactitud qué tanto falta para terminar la primera etapa y cómo se realizará la segunda, que incluye tareas tan importantes como el acceso por la Vía al Mar.También es indispensable fijar las responsabilidades debidas en la ejecución y el desfase de un proyecto en el cual se revivió la valorización para financiar las obras de desarrollo de Cali y conocer con exactitud cuál será el esfuerzo que deberá hacer el Municipio. Es sabido que los excedentes no podrán ser cobrados a los contribuyentes, que las megaobras deberán ser realizadas en su totalidad y deberán ser cubiertas por el Municipio con sus propios recursos, lo que da tranquilidad a la ciudadanía. Por todas esas razones, el Gobierno Municipal debe hacer claridad sobre el estado real de las megaobras. Ante la importancia de la Valorización para ejecutar obras de desarrollo, el corte de cuentas es necesario, entendiendo que la transparencia y la verdad permitirán mantener la credibilidad en un mecanismo que en el pasado fue definitivo para transformar a Cali.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad