Las autonomías españolas

Julio 21, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El Tribunal Español negó que Cataluña sea una nación.

Poco antes de la final del Mundial de Fútbol en Sudáfrica se produjo el fallo del Tribunal Constitucional Español que, si bien aceptó la mayoría de los 270 artículos del Estatuto Autonómico Catalán, negó que esta región pueda considerarse como una nación y colocó al idioma español al mismo nivel del catalán.Estas decisiones cayeron mal en la opinión pública de Cataluña, hasta el punto de que en Barcelona se produjo una de las más grandes manifestaciones de protesta que recuerde la historia ibérica. Debe decirse que el hecho de que la mayoría de los titulares de la selección campeona pertenezcan al Barcelona Fútbol Club no ha hecho más que enardecer los ánimos separatistas de la provincia más rica de España.Pues la verdad, que se oculta tras la aprobación del Estatuto Autonómico, ahora refrendado con algunas negativas del Tribunal Constitucional, es que la consideración de la región como una nación era el punto más preciado de los promotores de una separación formal del estado ibérico. Ellos sueñan con la república soberana y democrática de Cataluña. Y cuentan con el apoyo de la ciudadanía: en un referendo no vinculante, convocado para decidir si se querían separar de España, pese a la alta abstención (60%), el 96% de los participantes votó por la afirmativa.Si se mide por la enorme manifestación de protesta en Barcelona, para los catalanes no basta con la importante autonomía fiscal lograda con el estatuto aprobado. Quieren más, pues consideran que con su trabajo y creatividad están soportando la molicie de otras regiones ibéricas que no contribuyen significativamente al tesoro nacional.El conflicto de los catalanes se remonta a épocas anteriores al descubrimiento de América. La histórica Corona de Aragón estaba integrada por Aragón, el Condado de Barcelona, el Reino de Valencia y el Reino de Mallorca, territorio que sólo vino a unirse al resto de España con el matrimonio de Fernando e Isabel, la Católica, reina de Castilla. Pero los castellanos, que se sentían superiores a los demás pueblos de la península, torpemente creyeron que los súbditos de la Corona de Aragón se considerarían ‘extranjeros’ para efectos de emigrar a América.Lo cierto es que la unidad nacional ibérica ha sido frágil y en muchas ocasiones ha estado a punto de estallar. Con razón se ha dicho que España es un invento de Isabel, la Católica y Francisco Franco, pues durante sus mandatos se lograron acallar las manifestaciones autonómicas. Pero han estado larvadas y resurgen con cada ocasión propicia. Ese país cuenta con 17 comunidades autónomas, debidamente reconocidas, que poseen su propia lengua, además del español, y tienen en los vascos y en los catalanes a los mayores representantes del separatismo.Mucho perdería ese país si los separatistas logran sus propósitos, sin que sea claro qué ganarán con ello los propios catalanes y aun los vascos. La balcanización de España es un viejo peligro, real hoy, que ojalá el Gobierno ibérico logre evitar.

VER COMENTARIOS
Columnistas