La voz de la conciencia

Junio 02, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"‘Yo soy 132’ es un golpe a la conciencia de los mexicanos, a quienes los jóvenes les están diciendo que no se puede seguir con una política que todo lo justifica y que se esconde tras una fachada de libertad mientras la sociedad permanece aturdida por el narcotráfico y por la violencia...".

La indiferencia de los jóvenes mexicanos frente a la realidad de su país no va más. Al menos así lo pregonan quienes formaron el movimiento estudiantil ‘Yo soy 132’, que ya causa remesones entre la clase política, los candidatos a la Presidencia, los medios de comunicación y el Gobierno. Los mexicanos se preguntan en qué momento tomó tanta fuerza un movimiento que nació espontáneamente en la Universidad Iberoamericana, a raíz de una visita del candidato del Partido Revolucionario Institucional, PRI, Enrique Peña Nieto. Ante la vehemencia de los estudiantes al cuestionarlo, el aspirante huyó de la universidad en medio de abucheos. Para acallar los rumores sobre la posibilidad de que la audiencia de Peña Nieto hubiera sido infiltrada por opositores, al día siguiente 131 alumnos de la institución se presentaron en un video y dejaron ver sus caras junto a su identificación. Entonces nació en las redes sociales ‘Yo Soy 132’, es decir, el estudiante 132, en alusión a todo aquel que desde ese momento quisiera unirse al movimiento.Y se ha logrado lo impensable en México: que los jóvenes de las universidades privadas se unan a los de las públicas; que la organización se extienda por todo el país y que hoy sumen miles de muchachos entre los 18 y los 29 años de edad, que se declaran por fuera de cualquier partido político y cuya única razón de ser es defender un Estado en verdad democrático, con respeto a la libertad de información y de expresión. Con razón les llaman la ‘Primavera Mexicana’ por el cambio que representan en medio del marasmo en el que se encuentra esa nación. En forma pacífica, el movimiento exige que se haga el cambio que se requiere para salir de la violencia, la inequidad, la corrupción y la ineficiencia estatal que según sus fundadores padece la nación azteca. “La situación en la que se encuentra México exige que los jóvenes tomemos el presente en nuestras manos”. Así comienza su primer comunicado. En él exige que las elecciones presidenciales en desarrollo tengan debates abiertos para que cada mexicano pueda formarse su opinión, participe y elija por quién votar con conciencia y con conocimiento. Ellos aseguran que de esa forma se empezará a dar el giro que necesita su país.‘Yo soy 132’ es un golpe a la conciencia de los mexicanos, a quienes los jóvenes les están diciendo que no se puede seguir con una política que todo lo justifica y que se esconde tras una fachada de libertad mientras la sociedad permanece aturdida por el narcotráfico y por la violencia, y donde los movimientos políticos llevan más de 50 años conviviendo callados con el delito. Su resultado ya se asoma en el vuelco que muestran las encuestas sobre preferencias electorales.Si el movimiento estudiantil alcanza a generar un cambio de actitud en los mexicanos y en el rumbo que hoy lleva su país, se verá en principio en las elecciones del 1 de julio. En el padrón electoral de México hay registrados 24 millones de jóvenes menores de 29 años, que representan el 30% del electorado. Un segmento de la población importante al que deberían escuchar gobierno, políticos y sociedad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad