La vergüenza del fútbol

La vergüenza del fútbol

Junio 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"¿En qué momento el fútbol pasó de ser un motivo de alegría a convertirse en el detonante de la agresividad y la violencia? Ese fenómeno, que no es exclusivo de Colombia, retrata el olvido en el que han quedado valores esenciales como la convivencia ciudadana o el respeto por derechos como el de la vida, fundamentos en los que se cimienta una sociedad sana".

Setenta y un heridos y siete muertos en nuestra ciudad, por el triunfo del Deportivo Cali. Sesenta y cinco heridos en la capital de Antioquia, causados por la pérdida del campeonato. Es el desmán que se ha tomado el deporte más popular, sin que haya soluciones a la vista.Conseguir el título de la liga colombiana una década después de alcanzar su última estrella, le significó al Deportivo Cali trabajar con dedicación y hacer grandes esfuerzos en el primer semestre del año. Esa entrega de sus jóvenes jugadores y de su técnico le permitió al equipo estar en los primeros lugares del torneo y disputar el domingo anterior la final con el Deportivo Independiente Medellín. Hasta ahí, hasta el pitazo final de un buen partido que llevó al cuadro azucarero a lograr su noveno título nacional, el fútbol fue una fiesta.Pero como sucede cada vez con más frecuencia, durante o después de los encuentros en los torneos colombianos, los estadios se convierten en campos de batalla y las calles en trincheras para que los violentos, no los hinchas verdaderos, descarguen de manera perversa su rabia y sus odios. Porque son esos sentimientos lo que hay detrás del amor que vociferan por una camiseta y un equipo por los que se dicen dispuestos a dar hasta la vida.Cali lo vivió el domingo anterior, como lo sufrió también Medellín, donde la Fuerza Pública debió enfrentar a las barras del DIM, que quisieron acabar con el Atanasio Girardot, y a los mal llamados aficionados que se tomaron las vías de la capital antioqueña. Allá los heridos sumaron 65, incluidos 7 policías, mientras otros 21 integrantes de las barras bravas fueron detenidos por las autoridades.Es decir, violencia porque se gana o porque se pierde. ¿En qué momento el fútbol pasó de ser un motivo de alegría a convertirse en el detonante de la agresividad y la violencia? Ese fenómeno, que no es exclusivo de Colombia, retrata el olvido en el que han quedado valores esenciales como la convivencia ciudadana o el respeto por derechos como el de la vida, fundamentos en los que se cimienta una sociedad sana.Frente a esa irracionalidad no valen ni las leyes que pretenden meter en cintura a las barras bravas, ni los castigos a los violentos, ni las sanciones a estadios y equipos. Contra las hordas de desadaptados que se dicen aficionados no hay autoridad que alcance para ejercer el control. La represión, necesaria frente al vandalismo y los actos salvajes, apenas será un escarmiento de cara a un problema que es social y requiere acciones de fondo.Ningún futuro le espera al fútbol mientras unos cuántos respondan con agresión a los triunfos o derrotas de sus oncenos. Aunque suene utópico, ese destino cambiará si se logra educar a las nuevas generaciones de aficionados para que rescaten el sentido de sana competencia y alegría que caracteriza al deporte. Y si a las sanciones de las autoridades y la justicia se le suma el rechazo social a los violentos, algo que parece olvidado hoy en día. La labor es de todos, incluidos los equipos que tienen una cuota de responsabilidad en el actuar de sus hinchas.

VER COMENTARIOS
Columnistas