La tragedia del Chapecoense

Noviembre 30, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El impacto por la tragedia ha sido mayor debido a la historia reciente del Chapecoense, un equipo que logró pasar en un tiempo récord de la cuarta categoría del fútbol brasileño, donde estuvo hasta el 2006, a la Primera División en el 2014.

Toda pérdida de vidas humanas causa aflicción y tristeza. Pero hay momentos en los cuales las tragedias dejan una huella aún más profunda. Esos sentimientos, junto al de incredulidad, son los que embargan hoy al continente luego del accidente del avión en el que viajaba el equipo Chapecoense para disputar la final de la Copa Suramericana de fútbol.Lo que hoy debería ser una fiesta deportiva con todas sus emociones y con la pasión que despierta el deporte con más seguidores, se transformó en un escenario trágico tras estrellarse la aeronave que transportaba a los jugadores que enfrentarían al Atlético Nacional en esa final. Además de la tripulación, hacia Medellín viajaban 77 personas entre jugadores, técnicos, directivos y periodistas. Sólo seis de ellos sobrevivieron al accidente ocurrido a 17 kilómetros del aeropuerto de Rionegro.La incertidumbre inicial sobre el destino del vuelo chárter LMI2933, de la aerolínea Lamia, se transformó entonces en una caravana de solidaridad hacia el Cerro Gordo donde impactó el avión. La reacción inmediata y el trabajo coordinado entre los organismos de socorro, las autoridades y la comunidad permitieron rescatar con vida a tres de los jugadores, un periodista y dos miembros de la tripulación. Son milagros de vida en medio del dolor y el luto que embargan hoy a Brasil, a Bolivia y a Colombia, así como al fútbol suramericano.El impacto por la tragedia ha sido mayor debido a la historia reciente del Chapecoense, un equipo que logró pasar en un tiempo récord de la cuarta categoría del fútbol brasileño, donde estuvo hasta el 2006, a la Primera División en el 2014. Con un desempeño brillante y rompiendo las dudas, se clasificó además a la Copa Suramericana durante dos años consecutivos y en este 2016 había dejado en el camino a equipos como el San Lorenzo de Argentina o el Cerro Porteño de Paraguay, para meterse en la final con justicia. El primero de los dos partidos se jugaría hoy en el Atanasio Girardot. En un acto de nobleza, que también refleja los sentimientos y la solidaridad de los colombianos y de los aficionados al fútbol, el Atlético Nacional le ha solicitado a la Conmebol que declare como campeón al equipo brasileño. Ese sería un homenaje más que justo para los 19 jugadores fallecidos, los tres sobrevivientes, el técnico Caio Junior y los aficionados al Chapecoense que hoy sufren su inesperada partida.Las causas del accidente están por establecerse y les corresponde a las autoridades aeronáuticas aclarar qué ocurrió con el avión que partió de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia y debía aterrizar en Rionegro. Por ahora sólo hay especulaciones sobre lo que pudo sucederle a la aeronave, si hubo errores humanos o si fue el resultado de problemas técnicos.Es la hora de la solidaridad con Chapecoa, población sede del equipo, con sus aficionados y con las familias de las víctimas. Es una tragedia que enluta al Brasil, entristece a Colombia y deja un sentimiento de vacío y aflicción en el fútbol suramericano. Es la tragedia que nos une en el abrazo fraterno con quienes padecen hoy sus duras y lamentables consecuencias.

VER COMENTARIOS
Columnistas