La tarea pendiente

Diciembre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"¿Quién debe resolver la crisis del HUV? Debería ser encabezada por su propietario, el Departamento del Valle, que hasta ahora no ha sido capaz de liderar la solución que se requiere. Pero también está la Nación, cuyo discurso ha estado más encaminado a justificarla que a ofrecer las soluciones que se requieren".

El 2015 ha sido el año más difícil del Hospital universitario del Valle. Sin embargo, la crisis puede agravarse, llegando a situaciones peores incluso a su cierre, si el Valle y la Nación no se deciden a cumplirle en sus pagos, a tomar los correctivos para sus problemas y a mantener con vida una institución símbolo de la salud en Colombia.Por supuesto, el HUV es víctima del problema que afecta a todo el Servicio de Salud en Colombia. Es un sistema desbalanceado, con agudos déficits de financiación superiores a los cinco billones de pesos en las empresas prestadoras de salud que golpean en forma cruda y cada vez más definitiva a las casas de salud que no pertenecen a esas EPS. Y en el caso de entidades como el hospital vallecaucano, se afectan además por el clientelismo y las deficientes administraciones.Ese es, a grandes rasgos, el panorama del Hospital en la actualidad. Es una crisis que salió a la luz pública hace tres años y no ha tenido las respuestas que se requieren. Desde el Departamento hasta las EPS intervenidas o liquidadas, el incumplimiento ha sido la constante, llegando a más de $120.000 millones en cuentas por cobrar, muchas de las cuales superan el año de vencidas. Además, se han tomado decisiones internas que así se basen en buenas intenciones han causado serios problemas. Frente a esa crisis que crece como bola de nieve, las respuestas han sido lentas y poco efectivas. Además de las retóricas que reclaman reformas y anuncian aportes e inyecciones de recursos para poner al día sus finanzas, poco se logra. El resultado es el paulatino cierre de las salas de atención, la renuncia de médicos y especialistas que obligan a cancelar servicios y la patética y crónica falta de suministros elementales para la atención de quienes deben asistir al HUV en busca de socorro. Y se cierran las posibilidades de mantener un recurso fundamental para la educación democrática en materia de salud. Es la facultad de la Universidad del Valle, reconocida como una de las mejores del continente, la que ahora está amenazada al tener que suspender los programas, debido al marchitamiento inocultable del HUV. Es otro de esos daños llamados colaterales que han llevado a incrementar las protestas y los paros de médicos y estudiantes, mientras se amenaza la formación de especialistas, una de las principales falencias del sistema de salud en Colombia.¿Quién debe resolver la crisis del HUV? Debería ser encabezada por su propietario, el Departamento del Valle, que hasta ahora no ha sido capaz de liderar la solución que se requiere. Pero también está la Nación, cuyo discurso ha estado más encaminado a justificarla que a ofrecer las soluciones que se requieren. Y la administración del mismo Hospital, que debe tomar correctivos para acabar con los vicios clientelistas que lo rondan. Al final, la solución debe ser presionada por la sociedad vallecaucana, la directa perjudicada por el incordio en que se ha convertido el HUV. Somos todos los vallecaucanos y caleños los que tenemos que reclamar la solución que demanda una de las instituciones símbolo de nuestra región. Esa es nuestra tarea pendiente.

VER COMENTARIOS
Columnistas