La seguridad de Cali

La seguridad de Cali

Marzo 19, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Poco se logrará si la labor de la Policía y los organismos de seguridad termina en la impunidad que se produce cuando, como ocurre hasta ahora, los fiscales no son suficientes para judicializar a los delincuentes".

Varios movimientos se produjeron la semana pasada que indican la voluntad de las autoridades y el respaldo de la ciudadanía a los esfuerzos por devolverle la tranquilidad a Cali y a sus habitantes. Los hechos indican que se está en el camino correcto, pasando de los estudios y las investigaciones a los hechos y las decisiones que garantizan el tránsito a una ciudad segura. El primero de esos hechos fue la presencia el pasado viernes en Cali del Ministro de Defensa y el Comandante de la Policía Nacional. Respondiendo a las solicitudes del Alcalde de la ciudad, la Policía creó un Grupo élite para perseguir a las organizaciones ilegales que bajo distintas denominaciones han convertido a la capital vallecaucana en epicentro de sus delitos y de sus venganzas. Es la respuesta concreta a uno de los grandes problemas de los caleños, que además de padecer el estigma de las estadísticas sobre homicidios, sienten la amenaza permanente del crimen organizado.De esta forma el Estado les hace frente a las distintas formas de delincuencia que han convertido las calles y los espacios públicos de Cali en la sede de sus retaliaciones y de sus negocios. Según el ministro Juan Carlos Pinzón y el general José Roberto León, al traer el Grupo Institucional contra Objetivos de Alto Valor se inicia una ofensiva contra las bandas criminales, el narcotráfico y la guerrilla. Son 700 hombres especializados provenientes de las distintas dependencias de la Policía Nacional, apoyados por recursos tecnológicos de gran importancia para luchar contra el crimen. El esfuerzo deberá ser complementado por la Fiscalía General de la Nación y el Consejo Nacional de la Judicatura. Poco se logrará si la labor de la Policía y los organismos de seguridad termina en la impunidad que se produce cuando, como ocurre hasta ahora, los fiscales no son suficientes para judicializar a los delincuentes. Y si los jueces permiten que criminales de alta peligrosidad y cabecillas de la delincuencia, sean cobijados por beneficios como el otorgamiento de la casa por cárcel. Por supuesto, a las autoridades locales les corresponderá seguir la batalla por reducir los delitos generados por la intolerancia, los cuales representan un alto porcentaje del total de muertes violentas en la ciudad. Pero también es necesario que se atienda la solicitud de implantar el control a las armas de fuego que proliferan en la ciudad. Entendiendo que la mayoría de esas armas son ilegales, también debe reconocerse que son muchos los delincuentes capturados con los papeles en regla. En medio de estos anuncios, Cali dio su respaldo al general Fabio Castañeda, quien había presentado su renuncia a la Comandancia de la Policía Metropolitana. Esa expresión dice a las claras que la ciudad reconoce la labor que han realizado tanto el Oficial como la Policía en su conjunto por la seguridad de la capital vallecaucana. Su ratificación en el cargo indica también que, aunque saben lo difícil que es el combate a la delincuencia que golpea la ciudad, los caleños entienden la necesidad de estar al lado de sus autoridades para derrotar el crimen.

VER COMENTARIOS
Columnistas