La salud del Vicepresidente

La salud del Vicepresidente

Agosto 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

el asunto no es si puede desempeñar la dignidad de Vicepresidente sino si está en capacidad para ejercer como Presidente de la República.

Después de semanas de preocupación por la salud del Vicepresidente de la República, los colombianos tuvieron la oportunidad de escucharle una extensa entrevista que concedió a las Emisoras de la Policía Nacional. Aunque fue una buena noticia el que Angelino Garzón haya podido conceder la declaración, ello no alcanza a despejar las inquietudes que existen sobre su capacidad para reemplazar al Presidente de la República en caso de su ausencia permanente. Más allá de los temas tratados, la entrevista mostró a un hombre en vías de recuperación y agradecido por la solidaridad que ha recibido desde todos los sectores de la Nación. También fue notoria su actualización en asuntos políticos, deportivos, de orden público y de seguridad, además de su fe en Dios a la cual le atribuye una gran importancia en el acelerado restablecimiento, después de un severo ataque cerebro vascular que hizo temer por su vida. Pero en su aparición también se hicieron notorias las limitaciones que todavía afectan su salud y reclaman cuidados especiales, uno de los cuales es la necesidad de proporcionarle el reposo y la tranquilidad necesaria para su recuperación, ojala total. Ese es el sentir de todos quienes conocen a Angelino el ser humano que da ejemplo de superación personal, y a quien los colombianos le respetan su intención de continuar desempeñando la dignidad para la cual fue escogido como fórmula del presidente Juan Manuel Santos.Precisamente allí está la inquietud que surge después de escuchar al Vicepresidente Garzón y observar su condición física actual. Más que por razones de tipo humanitario o de salud, la característica de la dignidad que le confiere la decisión de los electores colombianos convierte en asunto de interés nacional la salud de su titular. Y entendiendo que su cargo es definido por la Constitución como el de un funcionario sui géneris cuya única misión es reemplazar al Presidente en sus faltas temporales o absolutas, la Nación tiene derecho a saber si está en capacidad de desempeñar esa función y el Estado en la obligación de informar con precisión cuál es su condición.En otros términos, el asunto no es si puede desempeñar la dignidad de Vicepresidente sino si está en capacidad para ejercer como Presidente de la República. Y quien debe expedir el dictamen, con la confidencialidad y el respeto que amerita una situación difícil para el titular, no es una comisión como la que designó el Senado y mañana visitará al vicepresidente Garzón. En este caso quienes deben solicitar el peritaje médico que servirá para que el Congreso tome la decisión que corresponda es el propio presidente Santos o en subsidio el Departamento Administrativo de la Presidencia, como quiera que a esa dependencia pertenece la Vicepresidencia. Este es uno de aquellos temas en los cuales es obligatorio hablar claro. Y si bien es doloroso desde el aspecto humano e incómodo para un hombre como Angelino Garzón, querido y respetado por el país entero, es imposible negar su importancia para la tranquilidad institucional, en la medida en que la sucesión presidencial debe estar libre de polémicas y riesgos.

VER COMENTARIOS
Columnistas