La renuncia del General

La renuncia del General

Mayo 26, 2010 - 12:00 a.m. Por:

El próximo 7 de agosto, el general Freddy Padilla de León dejará el Comando General de las Fuerzas Militares y se retirará del Ejército después de una brillante carrera de 45 años al servicio de Colombia. Como sus antecesores y compañeros, el ilustre oficial tiene desde ya el reconocimiento de la Nación por su dedicación en la difícil misión de conducir el combate a la delincuencia organizada que pretendió apoderarse del país.La tarea de recuperar al país de los azares que le causó la ausencia de Estado y la pérdida de confianza en sus autoridades, no fue asunto de unos pocos. Pero, sin duda, el progreso se debe al compromiso y el liderazgo de quienes asumieron ese reto al frente del Gobierno y en la dirección de la Fuerza Pública. Ha sido una tarea dura y en veces ingrata, que se inició una década atrás con la transformación de las instituciones militares para adecuarlas a la realidad nacional. Y deberá continuar sin pausa, para impedir que los vacíos de autoridad permitan el regreso de la oscuridad que significó la amenaza de guerrillas, paramilitares y narcotraficantes.En ese propósito es bien difícil afirmar que los triunfos o las derrotas, que los aciertos y los errores, tienen un solo responsable. Por el contrario, y si bien se reconoce el papel adelantado por el presidente Álvaro Uribe como el gobernante que aportó el esfuerzo y la decisión política, también es necesario resaltar la dedicación de quienes integran las Fuerzas Militares y de Policía. Entre el Gobierno y estos servidores públicos fue posible que la Nación recuperara el afecto por la institución militar y respaldara de forma casi unánime su empeño.Pero cuando un líder de las calidades y con las ejecutorias del general Padilla de León se retira, es necesario reconocer y destacar su aporte a la Patria. Sin desconocer que los éxitos obtenidos en la batalla contra la ilegalidad son fruto de un trabajo largo y tesonero conducido por muchos integrantes de las Fuerzas Militares, como su comandante en los últimos cuatro años se alcanzaron resultados que han sido reconocidos por el mundo entero como un gran aporte a la recuperación del país de las garras del terror y a la consolidación de la democracia en Colombia.El General también debió enfrentar circunstancias tristes y complejas como el descubrimiento de hechos nefastos, los ‘falsos positivos’ cometidos por algunos miembros de la Fuerza Pública que aún esperan el veredicto de la Justicia. Incluso en ese caso, la actuación del oficial de más alto rango en la historia reciente del Ejército se destacó por su decisión de enfrentar la verdad, aceptar las críticas y profundizar el compromiso de los militares en el respeto a los Derechos Humanos. Compromiso difícil, en un país que está a mitad de camino en la erradicación de la violencia.Los sucesores del General deberán seguir el camino trazado en la difícil tarea de derrotar la violencia y devolverle la paz a Colombia. Pero a los colombianos nos corresponde agradecerle a Freddy Padilla de León por su gran aporte a la consolidación de un país libre y respetuoso de la democracia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad