La reforma a la Constitución

Junio 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Con el Equilibrio de Poderes queda expresada la voluntad del Ejecutivo y el Legislativo en cuanto al cambio en el funcionamiento del Estado. Cuando se produzcan las decisiones de la Corte Constitucional, quedará por verse el compromiso en hacer que ese Estado cumpla con satisfacer las necesidades de los ciudadanos".

Cumpliendo el trámite que ordenan las leyes, el Congreso de la República convirtió en Acto Legislativo el proyecto que fue presentado por el Gobierno con el nombre de Equilibrio de Poderes. Ahora le corresponde a la Corte Constitucional analizar su contenido y su trámite, con lo cual culminará una de las iniciativas más profundas en materia de reformas a lo Constitución expedida en 1991.Mediante el proyecto aprobado se elimina la reelección de presidente y vicepresidente que tantas discusiones ha generado desde su establecimiento en el 2004. Curiosamente, fue un mandatario reelegido el que impulsó el cambio, al ofrecerlo como una promesa electoral. Lo cierto es que una gran parte del país no se sintió a gusto con esa reelección, además de los inconvenientes que generó en el aspecto institucional y en la vida política.También, lo que pareció quedar claro es que con la posibilidad de reelegir al primer mandatario hubo más dificultades que beneficios para la política nacional, en la medida en que se acentuó el personalismo frente a la necesidad de tener partidos fuertes e independientes que representen la voluntad nacional y no meras alianzas electorales que busquen beneficios individuales. De otra parte, la anotación sobre la revisión que debe realizar la Corte Constitucional es necesaria, puesto que son conocidas las protestas de muchos magistrados y del propio Fiscal General de la Nación contra medidas como la abolición del Consejo Nacional Electoral, la anulación de la Comisión de Acusaciones, que durante su existencia se convirtió en símbolo de impunidad, y la creación de la Comisión de Aforados.Se supone que con ello se acabará la morosidad en revisar las actuaciones de los Magistrados que hasta ahora parecían gozar de un privilegio exótico en una democracia. Esto llevó a declaraciones destempladas que empezaron con llamados a la protesta del Fiscal a los jueces y va en la amenaza de demandas ante la Corte Constitucional. Esa entidad, la más alta del sistema judicial, tendrá la última palabra cuando revise la constitucionalidad del Acto Legislativo y resuelva los litigios que han anunciado sus colegas. Por lo demás, debe decirse que la reforma fue adoptada con transparencia. Y que terminará con prácticas como el yo te elijo para que tú me elijas, que tanto contribuyó al desprestigio de la Rama Jurisdiccional. Que acertó al retirarle a las Altas Cortes la facultad de participar en la elección de el Contralor, el Procurador o el Fiscal, así como en prohibir su reelección. También debe resaltarse la decisión de profundizar mecanismos como la Silla Vacía, aunque no parece explicable que los Legisladores hayan desaprovechado la oportunidad de fortalecer los partidos, decisión necesaria para combatir el clientelismo, la plutocracia y la influencia de criminales en las elecciones.Con el Equilibrio de Poderes queda expresada la voluntad del Ejecutivo y el Legislativo en cuanto al cambio en el funcionamiento del Estado. Cuando se produzcan las decisiones de la Corte Constitucional, quedará por verse el compromiso en hacer que ese Estado cumpla con satisfacer las necesidades de los ciudadanos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad