La nueva amenaza

La nueva amenaza

Agosto 25, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

... al responder la pregunta de por qué el ataque yihadista se ha iniciado en el norte de Iraq, restando fuerzas a la oposición siria en medio de la guerra, creen que, aparte de la debilidad de las fuerzas armadas irakíes, la explicación se encuentra en la riqueza petrolífera de esta parte de ese país, que puede ser fundamental para el “asalto final” contra Irán. Y que esta es la verdadera razón para el apoyo de países europeos cuya es economías se encuentran “sedientas” del combustible fósil.

Dos meses después de que el Estado Islámico (EI) se tomara Mosul, ya es una amenaza. Ahora se considera un peligro para Estados Unidos y se insinúa que este país debe desarrollar una guerra con tropas terrestres, profundizando los ataques aéreos a objetivos limitados.El avance de los yihadistas en terreno iraquí con su correspondiente dosis de barbarie y terror, se suma a la lucha sangrienta entre israelíes y palestinos de la Franja de Gaza, lo mismo que disturbios y enfrentamientos en Libia y la continuación del genocidio en Siria. Para entender el rompecabezas, habría que responder al interrogante que plantea el EI: ¿Cómo logró este grupo pequeño y fanático convertirse en una amenaza para el mundo occidental?En una conferencia de prensa en el Pentágono el pasado jueves estuvo presente el más alto militar de Estados Unidos, el jefe del Estado Mayor conjunto, quien enfatizó que EI no podrá ser derrotado sin atacar su base en Siria. “Esta es una organización que cuenta con una visión estratégica apocalíptica y escatológica que eventualmente tendrá que ser derrotada”, declaró Dempsey. “¿Pueden ser derrotados sin enfocarnos en la parte de la organización que reside en Siria? La respuesta es no”, agregó.Esta declaración ha llevado a que varios analistas comiencen a pensar que el gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea se equivocaron cuando no aprobaron un ataque a las fuerzas de Al Assad luego de que éste utilizara su arsenal de armas químicas, lo que envalentonó a la oposición más extremista en Siria, que concluyó que no tendrían ningún apoyo de Occidente. Los yihadistas se unieron férreamente y reclutaron a otros extremistas del mismo signo en todo el mundo.Otros, aunque aceptan que se debe intervenir en Siria, donde está ocurriendo una matanza de civiles que no cesa, recuerdan que en la base del conflicto se encuentra la antigua disputa territorial entre suníes y chiitas. Y que tanto Arabia Saudita como los gobiernos del Golfo Pérsico que nadan en petróleo, tipo Qatar, Yemen u Omán, son quienes financia y arman al EI para que hagan el trabajo sucio que lleve a convertir a Iraq y Siria en estados suníes, para luego enfrentar a Irán, la gran potencia chiita. Se sugiere que algunos países europeos comparten esta estrategia.Y algunos más, al responder la pregunta de por qué el ataque yihadista se ha iniciado en el norte de Iraq, restando fuerzas a la oposición siria en medio de la guerra, creen que, aparte de la debilidad de las fuerzas armadas irakíes, la explicación se encuentra en la riqueza petrolífera de esta parte de ese país, que puede ser fundamental para el “asalto final” contra Irán. Y que esta es la verdadera razón para el apoyo de países europeos cuya es economías se encuentran “sedientas” del combustible fósil.Países cercanos, como Turquía y Egipto, quien posee la más grande organización suní del mundo musulmán están al acecho. Mientras que Rusia y China, con intereses en la zona, pueden ponerse en movimiento en cualquier momento. Sin duda, este panorama presagia un gran conflicto.

VER COMENTARIOS
Columnistas