La muerte de Wilman Villar

Enero 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

"Naturalmente, por la censura que impera en la isla, esta trágica historia ha tenido mayores repercusiones en el exterior. Una gran cantidad de blogueros en los medios de comunicación están pidiendo que las organizaciones internacionales investiguen los sucesos que llevaron al fallecimiento de Wilman Villar...".

El 19 de enero pasado falleció en la cárcel de Santiago de Cuba William Villar Mendoza, un joven disidente que se había negado al utilizar el uniforme de los presos por delitos comunes, y que luego realizó una huelga de hambre tras ser golpeado y encerrado en una celda de máxima seguridad.Este macabro asunto no sería sino uno más de los muchos abusos cometidos por el régimen cubano, sino se tratara de 1) un hombre humilde de origen negro, 2) un manifestante contra el gobierno y, 3) un acusado de delitos que nunca cometió.El 14 de noviembre de 2011 Villar participó en una manifestación de su organización política (Unión Patriótica de Cuba) en la ciudad de Contramaestre. Ese día fue golpeado, arrestado y juzgado, pero no por expresar su disidencia en la calle sino por un supuesto problema familiar ocurrido cuatro meses antes, cuando había sido acusado de golpear a su mujer.Ella, Maritza Pelegrino, desmintió la acusación, se unió a las Damas de Blanco y reveló que la seguridad del Estado le dijo que si ella dejaba de ser miembro de esa organización de mujeres defensoras de los derechos humanos su marido sería liberado, lo que revela la naturaleza política de la condena contra Villar. El joven disidente fue abandonado a su suerte en la calurosa y húmeda mazmorra hasta que sus defensas físicas colapsaron y falleció en medio de atroces sufrimientos. El Estado cubano, por su parte, siguió difundiendo la especie de que era un delincuente común, “peligroso y violento” y que su muerte no requería de “mayor difusión”.Pero las Damas de Blanco han salido a las calles a preguntar: ¿Qué delincuente común arriesga su vida en una huelga de hambre? ¿Cuándo un delincuente común se ha hecho pasar por disidente político sabiendo que será tratado con mayor rudeza? ¿Acaso el Estado no es responsable por la vida y la salud de los presos a su cargo?Naturalmente, por la censura que impera en la isla, esta trágica historia ha tenido mayores repercusiones en el exterior. Una gran cantidad de blogueros en los medios de comunicación están pidiendo que las organizaciones internacionales investiguen los sucesos que llevaron al fallecimiento de Wilman Villar, lo mismo que varias organizaciones de afroamericanos.Mientras tanto el gobierno cubano persiste en su cínica versión y considera que la muerte de este joven “no tiene mayor importancia”. No pasa nada. Y Fidel y su hermano Raúl, pasean en yates en compañía de ilustres dignatarios extranjeros, como si en realidad nada pasara.Pero algo pasó con este fallecimiento, hasta el punto que Barack Obama declaró que “esta muerte sin sentido deja ver y resalta la represión a la que está sometido el pueblo cubano y la difícil situación que enfrentan los individuos valientes que se levantan para defender los derechos universales de todos los cubanos”. Y en Cuba se han producido decenas de marchas pacíficas que han sido reprimidas por el Estado. Allí está la dictadura cubana, esperando que nada pase. Pero como es lógico, algún día pasará algo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad