La muerte de Fidel

La muerte de Fidel

Noviembre 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

La historia de Fidel Castro seguirá siendo objeto de los más variados y contradictorios análisis, como el hombre que encarnó una época donde la rebeldía se confundió con la elocuencia y el implantamiento de la dictadura más larga que recuerde América.

A los 90 años, y luego de una prolongada vigencia como autoridad hegemónica de su país, murió Fidel Castro. Su historia seguirá siendo objeto de los más variados y contradictorios análisis, como el hombre que encarnó una época donde la rebeldía se confundió con la elocuencia y el implantamiento de la dictadura más larga que recuerde América. Fidel fue el estandarte del comunismo en el mundo occidental. Su larga presencia empezó con la rebelión contra el tirano y corrupto gobierno de Fulgencio Batista apoyada por todo el que vio en su movimiento guerrillero el símbolo de la lucha contra el absolutismo, en los albores de 1958. Fue el romanticismo exacerbado por el verbo seductor de quien no tardó en aplicar las purgas contra cualquiera que se atreviera a disentir o a amenazar al naciente gobernante.Después llegó el paredón contra la disidencia que dejó más de dos mil muertos entre los opositores o de quienes sospechara el nuevo establecimiento. Y se inició también la persecución a los homosexuales, a los intelectuales y a las iglesias, produciendo el éxodo de millones de cubanos que huyeron de Cuba cuando el caudillo abrazó el comunismo e impuso un régimen totalitario que desconoció las libertades, la propiedad y la iniciativa privada.A ello ayudó el hecho de convertirse en el aliado más importante de la Unión Soviética contra los Estados Unidos, y los torpes intentos de los gobernantes de este país por derrocarlo con invasiones o con tentativas de asesinatos, todos fracasados. Ese le creó el halo de rebelde que reclamaba la lucha contra el ‘imperialismo’ estadounidense mientras guardaba silencio sobre el soviético al cual servía, prestando a Cuba para instalar baterías de misiles nucleares de la URSS a menos de 100 millas del país norteamericano.Esa fue la raíz del bloqueo que subsiste, cincuenta y tres años después. Por supuesto, su audacia le consiguió la protección del comunismo internacional y le dio el poder para tratar de llenar a Latinoamérica de guerrillas de su propia creación, como el ELN en Colombia, intento que fracasó. Tal es la razón por la cual Cuba fue excluida de la Organización de Estados Americanos, al ser convertida en enemigo de la democracia en el continente.Luego, y ante la caída del comunismo en el mundo a principio de los 90, el castrismo quedó aislado y Cuba sintió las consecuencias que perduran. Aunque Fidel renunció a la violencia y trató de convertirse en promotor de paz, su nación continúa dividida y su país vive entre la represión, las carencias y los apoyos simbólicos de algunos países y de Venezuela, cuyo régimen le da el petróleo a cambio de instructores y médicos que escapan en busca de la libertad que les niega la revolución cubana. Retirado Fidel por sus problemas de salud, su hermano y sucesor Raúl Castro trata de reformar el régimen sin abandonar el comunismo y se acercó a los Estados Unidos, lo que puede sufrir un retroceso con la llegada de Donald Trump. Pero, a no dudarlo, el mundo recordará a Fidel Castro como uno de los personajes que marcó la historia del último siglo, para bien o para mal.

VER COMENTARIOS
Columnistas